Resumen: La diferencia entre la educación musical y la musicoterapia se basa en la intervención mediante la teoría de las emociones. La musicoterapia es un proceso que requiere de una intervención y una evaluación con el fin de mejorar el bienestar de las personas. Existen diferentes instrumentos de evaluación musicoterapéuticos para llevar a cabo un buen seguimiento del proceso, pero hay herramientas que no están validadas para este fin o no evalúan las distintas áreas de desarrollo personal.

 

Palabras clave: Musicoterapia; Educación musical; Intervención educativa; Mejora del aprendizaje; Desarrollo emocional.

 

Abstract: The difference between music education and music therapy is based on the intervention using the theory of emotions. Music therapy is a process that requires an intervention and an evaluation in order to improve the well-being of people. There are different music therapy assessment instruments to carry out a good follow-up of the process, but there are tools that are not validated for this purpose or do not assess the different areas of personal development.

 

Keywords: Music Therapy; Music education; Educational Intervention; Learning
improvement; Emotional development.

MUSICOTERAPIA APLICADA A LA MEJORA DEL APRENDIZAJE

La música tiene cuantiosas aplicaciones terapéuticas que se traducen en positivos efectos físicos y psicológicos en las personas, lo que la convierte en un elemento de gran valor que nos conduce a reflexionar sobre cómo son los efectos de la música para la mejora del aprendizaje mediante diferentes herramientas de evaluación adaptadas al ámbito de la musicoterapia.

¿Qué es la musicoterapia?

La musicoterapia es un proceso sistemático de intervención en donde el terapeuta ayuda a la persona a mejorar la salud y el bienestar, utilizando experiencias musicales y las relaciones que evolucionan por medio de ellas como fuerzas dinámicas de cambio (Bruscia, 1997). La musicoterapia es a la vez un proceso artístico, creativo y científico. La música es un medio de expresión privilegiado.

Musicoterapia Aplicada a la Mejora del Aprendizaje #CedRevistaDigitalDocente Clic para tuitear


La Federación Mundial de Musicoterapia (2011) define a esta disciplina como:

La utilización de la música y/o de sus elementos (sonido, ritmo, melodía y armonía) por un musicoterapeuta cualificado, con un paciente o grupo, en un proceso destinado a facilitar y promover comunicación, aprendizaje, movilización, expresión, organización u otros objetivos terapéuticos relevantes, a fin de asistir a las necesidades físicas, psíquicas, sociales y cognitivas

El desarrollo de la musicoterapia se inició en la primera mitad del siglo XX, sin embargo, la música desde tiempos muy remotos ha sido utilizada con fines curativos por diferentes culturas alrededor del mundo.

Debido a su carácter constantemente interactivo e integrador, es válida para diferentes sectores de la población con diferentes tipos de necesidades. Puede contribuir a desarrollar diferentes áreas, tales como la socioemocional, comunicacional, cognitiva, sensorial y motriz.

Es por ello que para referirnos a musicoterapia lo debemos hacer desde una perspectiva interdisciplinar debido a su carácter multiacción que busca el bienestar de los individuos, conseguir un bienestar tanto a nivel emocional, afectivo y/o social como físico. Por otro lado, desarrolla habilidades a nivel cognitivo, tales como la mejora en habilidades memorísticas, atencionales y creadoras, y en el ámbito comunicacional capacidades referidas tanto a la expresión verbal como a la comunicación no verbal.

La musicoterapia busca descubrir potenciales y/o restituir funciones del individuo para que alcance una mejor organización intra y/o interpersonal y, consecuentemente, busca la restitución y el descubrimiento de diferentes funciones de la persona, para que así logre una mejora en su calidad de vida, entendida esta última como la situación individual con respecto a los mínimos establecidos en la sociedad del bienestar (Arostegi, 2002).

La práctica de la musicoterapia con niños

Al hablar de musicoterapia es indispensable diferenciar, por un lado, un paciente, el cual necesita atención, y por otro, un musicoterapeuta capacitado profesionalmente para llevar a cabo una intervención.

La musicoterapia puede ser abordada desde diferentes paradigmas psicológicos, entre los que cuentan el psicoanálisis, las teorías cognitivo conductuales, las humanistas y gestálticas. Todas estas formas de intervención tendrán metodologías de desarrollo diferentes, aunque con todas ellas se pretende llegar a un mismo fin que es el bienestar de la persona.

 

Para que sea considerada una verdadera terapia debe ser una intervención llevada a cabo por un terapeuta.

 

En líneas generales, los objetivos que se pueden abordar se enfocan a diversas áreas del desarrollo: perceptivo-cognitiva, psicomotriz y socio-emocional.

En el caso de emplear la musicoterapia con niños, los objetivos se van a ir articulando a través de las sesiones semanales, en las cuales se desarrollan las diferentes actividades. Los objetivos específicos se concretarían cuando esté definido el grupo o grupos de participantes, e irán siendo revisados a medida que se vaya desarrollando el programa. Pero todos irán encaminados de manera prioritaria a desarrollar habilidades afecto-comunicativo-sociales necesarias que les permitan afrontar mejor su situación.

Como ejemplo de objetivos generales posibles, Mercadal-Brotons (2012) expone:

  • Mejorar la intencionalidad comunicativa.
  • Mejorar las habilidades de expresión y comunicación interpersonal.
  • Mejorar los niveles de atención y escucha activa.
  • Aumentar la autoestima.
  • Desarrollar habilidades de auto-regulación emocional.
  • Mejorar la conducta social.
  • Desarrollar habilidades de movimiento corporal.
  • Desarrollar la coordinación motora.
  • Mejorar habilidades de motricidad fina y gruesa.




Los objetivos específicos podríamos clasificarlos en varias áreas:

  1. Mejoras en habilidades de comunicación
  • Facilitar la aceptación del establecimiento de los turnos comunicativos.
  • Favorecer el desarrollo vocal, la discriminación auditiva y la articulación a través de las actividades musicales.
  • Desarrollar el mantenimiento de la intencionalidad comunicativa.
  1. Mejoras en habilidades básicas de cognición
  • Potenciar el desarrollo cognitivo y de aprendizaje.
  • Desarrollar el esquema corporal y el movimiento.
  • Mejorar las capacidades de atención, percepción y memoria a través de la escucha, la repetición y la expresión musical.

  1. Mejorar habilidades físicas
  • Mejorar el control de movimiento.
  • Incrementar el desarrollo de los movimientos rítmicos organizados.
  • Desarrollar una mayor conciencia corporal.
  • Desarrollar la conciencia del movimiento en el espacio.
  • Incrementar y mejorar la relajación corporal.
  • Incrementar la tolerancia y confianza en el movimiento.
  1. Mejoras en la conciencia sensorial y habilidades perceptivas
  • Desarrollar la escucha activa.

  • Desarrollar la coordinación viso- motriz.
  • Desarrollar el mantenimiento de la escucha activa.
  • Desarrollar la focalización de la atención.
  • Desarrollar el mantenimiento de la concentración.
  1. Mejoras en conducta social y emocional
  • Incrementar el gusto por la participación social y las actividades grupales, a través del refuerzo positivo del comportamiento cooperativo en las actividades propuestas.
  • Aumentar el desarrollo y expresión de las emociones gracias a la expresión musical: instrumental, vocal y/o corporal.
  • Adquirir habilidades socio-afectivas específicas como pedir ayuda, aceptar las señales emocionales negativas propias y de otros, expresarse con asertividad, etc.
  1. Desarrollo emocional

  • Aprender a tolerar diferentes grados de frustración.
  • Desarrollar la liberación y la descarga de emociones.
  • Aprender a postergar los deseos de refuerzo: social, de actividad, de objetos, etc.
  • Desarrollar la sensibilidad hacia lo sonoro-musical.
  • Esperar turnos.
  1. Interacción social y juego
  • Desarrollar el gusto por las relaciones con otros niños.
  • Desarrollar la capacidad para iniciar una actividad.
  • Desarrollar la curiosidad y el juego exploratorio.
  • Desarrollar la motivación por la interacción social.
  1. Individualidad e independencia

  • Desarrollar la capacidad de elección.
  • Desarrollar la capacidad para tomar decisiones.
  • Desarrollar la capacidad para tomar responsabilidades.
  • Estimular y desarrollar la personalidad y el carácter.

La finalidad principal consiste en minimizar los efectos perjudiciales y potenciar los efectos beneficiosos de la experiencia.

La música como lenguaje no verbal ayuda a conectar con las emociones y es, por excelencia, la expresión de la emotividad, por ello se convierte en una terapia que ayuda a manifestar todo lo que a veces no puede expresarse con palabras. Las actividades musicales facilitan la expresión de sentimientos miedos y angustias, distraen y canalizan la atención hacia otros intereses y reducen el impacto que provocan diferentes situaciones en el desarrollo psicológico de los niños, y dan apoyo emocional a sus familiares (Alegre, 2010)

Elementos necesarios para la práctica de la musicoterapia

Para referirnos al significado y el valor del encuadre musicoterapéutico es importante tener en cuenta sus elementos fundamentales. En la práctica, es fundamental contar con la presencia del paciente, el treapeuta y la herramienta esencial: la música.

Los elementos principales del encuadre musicoterapéutico que plantea Mateos (2011) son:

  • Proceso de interacción con actividades musicales para establecer una relación de ayuda socio emocional.

Esta es la columna vertebral del proceso de intervención musicoterapéutico. La música en sí misma no cura, solo puede aliviar. Lo que hará que un paciente entre a través de sesiones de musicoterapia, en un proceso de desarrollo psicológico afectivo-social será el encuadre musicoterapéutico completo, especialmente su relación con la persona que le ayudará con las actividades musicales.


  • Las actitudes musicoterapéuticas.

Las instituciones que atienden a personas con diferentes tipos de situaciones críticas, necesitan de un profesional que sepa comprender y atender las situaciones de cada día en cada momento. En una sesión pueden darse oportunidades para trabajar aspectos troncales en la persona sean, éstos de carácter lúdico, educativo y/o psicoterapéutico (socio-afectivo).

El musicoterapeuta debe ser quien sepa leer la realidad concreta y sepa tomar partido seleccionando los objetivos que considere prioritarios y diseñando las estrategias y metodologías.

 

La utilización de la música como medio de acercamiento requerirá de una actitud permanente de escucha y observación.

Algunas de las principales actitudes que contribuyen a producir un vínculo en la relación paciente terapeuta son:

    • Aceptación incondicional
    • La empatía

    • La escucha
    • La observación
    • La autenticidad y la coherencia del terapeuta
  • Las actividades musicales propician el proceso de interacción.

Las actividades musicales que se desarrollarán en las sesiones las conduce el musicoterapeuta, pero no excluye que se puedan diseñar desde las aportaciones que hagan los participantes.

En musicoterapia, el terapeuta utiliza tanto experiencias musicales y las relaciones que evolucionan por medio de ellas como agentes terapéuticos. Cuando la música se utiliza como terapia, la relación cliente-música sirve como vehículo primordial o agente terapéutico del cambio y se facilita la relación cliente terapeuta para ese fin.

De todas las relaciones que se pueden desarrollar en musicoterapia, dos son de gran significado para el proceso de cambio: relación cliente-música y la relación cliente- terapeuta (Bruscia, 1997).

Por otro lado facilita la comunicación, la autoexpresión y la liberación emocional, ya que la música tiene el poder de evocar, asociar e integrar. Es por esto que se considera un recurso excepcional (Alvin, 1984).

  • Recursos y técnicas para el desarrollo de las sesiones.

En musicoterapia se utilizan la música y sus componentes inherentes, el sonido, el silencio y el movimiento como recursos esenciales para el logro de objetivos terapéuticos tanto a nivel psicológico como físico.


La actividad musical desplegada en la sesión suele denominarse con alguno de los términos derivados de la palabra improvisación, sugiriendo un paralelo entre el arte de componer directamente sobre un instrumento en una audición y la posibilidad de ejecutar instrumentos sonoro-musicales durante la sesión de musicoterapia.

  • Los materiales: instrumentos musicales convencionales y no convencionales, la voz, música grabada.

Los materiales que se utilizarán en las sesiones tienen un carácter muy variado, sin embargo, lo importante es que cumplan como un medio efectivo de intervención.

Los instrumentos musicales servirán para el propósito terapéutico, instrumentos musicales de todo tipo sean estos de cuerda, viento o percusión. Sin embargo para este encuadre específico, se recomienda el uso de instrumentos de percusión y placa.

Los instrumentos musicales no convencionales podrán ser utilizados cualquier variedad de objetos de uso cotidiano que mediante su manipulación generen efectos sonoro, significativos tanto para el cliente como para proceso terapéutico. Por otro lado, a efectos de actividades dentro de las sesiones y para el desarrollo de objetivos específicos se podrán construir y crear instrumentos musicales con material de desecho y/o utilizando elementos que normalmente cumplen otras funciones.

 

Por su parte, la voz será un medio de comunicación, desarrollo personal y autoexpresión que debe ser considerado tanto como por el terapeuta como por los clientes como el instrumento musical por excelencia, del cual todos estamos provistos.

La utilización de música grabada será utilizada en momentos puntuales de las sesiones, dando siempre un objetivo claro a la utilización de esta, y de esta forma evitar que se convierta en hilo musical, perdiendo los efectos esperados.

En ocasiones durante el proceso de intervención, además de material sonoro se podrán utilizar elementos tales como láminas, lápices de colores, pinturas, material audiovisual.


  • El espacio.

La sala de trabajo con música es el encuadre viso-espacial donde las personas aprenden a situarse en el aquí y ahora. Si se logra asociar esta sala a emociones positivas, las sesiones se encadenarán mejor unas con otras y serán percibidas como un continuo, como una única aventura dividida en episodios. Es muy importante que esta sala esté bien acondicionada: buena acústica, sin reverberación, mejor si está insonorizada, buena temperatura, posibilidad de trabajar en grupos cooperativos en forma de “u” o de círculo, buena iluminación, confortable. Puede ser recomendable decorarla con motivos simbólicos que faciliten la expresión de lo interno.

  • El tiempo de las sesiones y del tratamiento.

El tiempo va a estar sistematizado tanto por la duración de la sesión como por la suma de todas las sesiones que dure el tratamiento. Ambas variables van a definirse en función de los destinatarios, de sus necesidades, así como de las posibilidades organizativas de la propia institución. Como referencia muy flexible quizás puede servir el dato de duración media por sesión de 60 minutos.

El tiempo dedicado a cada sesión será el suficiente para que se puedan dar experiencias significativas pero que, por otra parte, no se alarguen hasta que pierdan su fuerza motivadora.

En cuanto al tratamiento de una situación socioafectiva problemática emergente en cualquier persona, puede elaborarse en una o dos sesiones o prolongarse durante varios meses.

Evaluación musicoterapeútica

La evaluación, finalmente, se realiza en diferentes fases: evaluación inicial, evaluación de proceso y evaluación final.

Cada sesión es valorada en sí misma y en relación al resto del programa. Se utilizan diferentes técnicas de evaluación, siendo la observación y registro de lo observado una de las más importantes.

Uno de los aspectos a tener en cuenta como limitación es el carácter exploratorio de la evaluación musicoterapeútica, ya que podría realizarse la validación, por parte de experto en la materia, de los diferentes instrumentos de evaluación para ser aplicados en un colectivo como es la infancia, obteniendo herramientas exclusivas y pudiendo ser adaptadas a otros colectivos.


 

También, podría realizarse una búsqueda más exhaustiva de instrumentos de evaluación en musicoterapia y así hacer una buena traducción para poder ponerlos en uso en posteriores investigaciones.

Por otro lado, hay que destacar la evolución del rol de musicoterapeuta y la creación del vínculo, mediante los instrumentos musicales, entre los pacientes y la musicoterapeuta en España.

Te puede interesar…

Amplia tu formación

Campuseducacion.com dispone de un amplio catálogo de cursos homologados para Oposiciones.

Válidos en todas las Comunidades Autónomas y homologados por la Universidad Camilo José Cela, para OPOSICIONES y CONCURSO GENERAL DE TRASLADOS.

¡Consigue con los cursos homologados de Campuseducacion.com 2 PUNTOS EXTRA en el baremo de méritos para las Oposiciones!

2 puntos para baremo con Campuseducacion.com

Publica con nosotros

¿Quieres convertirte en autor de Campus Educación Revista Digital Docente y ganar puntos para las Oposiciones de Maestros y Profesores?

Gracias a Campuseducacion.com y su revista educativa, todos los profesionales educativos tienen la oportunidad de publicar artículos científicos y didácticos de forma totalmente gratuita, contribuyendo así la divulgación del quehacer profesional docente y al avance de las ciencias de la información.


Además, los autores de Campus Educación Revista Digital Docente que así lo deseen podrán obtener un certificado de autoría con el que poder sumar puntos en diferentes procesos selectivos y baremos de méritos, como las oposiciones docentes o el concurso general de traslados. 

Puedes conseguir 4 certificaciones en Campus Educación Revista Digital Docente si te matriculas en tres o más cursos homologados para oposiciones o concurso general de traslados en Campuseducacion.com


Cursos Homologados para Oposiciones de Educación

< Artículo anteriorOposiciones Castilla-La Mancha: Más de 1.500 plazas para maestros y profesores en 2023 y 2024
Artículo siguiente >Oposiciones 2023 Madrid: Ampliación de convocatoria
Diplomada en Magisterio de Educación Musical y máster en Musicoterapia, Ángela es también graduada en magisterio en la especialidad de Inglés y licenciada en el conservatorio superior de música de Salamanca.