Prevención de Riesgos Laborales en Centros Educativos

El contexto escolar y sus acciones preventivas ante los riesgos

716

Resumen: Puesto que los centros educativos deben contar con un plan de preveción de riesgos laborales y contar con los recursos y medios necesarios para desarrollarlo, nos centraremos en la labor que realmente desempeñan, y sobre cómo es tratada la cultura de prevención desde la escuela. 

Palabras clave: Prevención de Riesgos Laborales; Plan de prevención;  Educación preventiva; Cultura de prevención.

Abstract: As schools must implement a Hazard Prevention and Control plan and provide the necessary resources to develop it, we will focus on the role they truly play and how school processes occupational safety culture.

Keywords: Occupational safety; Hazard Prevention and Control plan; Culture of prevention.

PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES EN CENTROS EDUCATIVOS
(artículo completo aquí)

Conocer los diferentes tipos de riesgos laborales asociados a cada profesión, así como las diversas formas de prevención representa para las organizaciones una posibilidad de adaptarse a las exigencias que el ambiente les impone. Todo trabajador en el ejercicio de sus funciones se ve expuesto a este tipo de fenómenos pero con la formación necesaria podrá hacer frente a los posibles peligros, sobreponiéndose a la situación.

Existen leyes que al respecto han sido creadas y ofrecen a los trabajadores las herramientas que, desde el punto de vista legal, les permitan apoyarse y alcanzar seguridad y protección. Esta legislación se basa en el derecho de los trabajadores a un trabajo en condiciones de seguridad y salud, lo que conlleva el deber del empresario para conseguir dicha protección (FEUSO, 2015).



Ahora, si te matriculas de 4 Cursos Homologados te regalamos un Curso de Preparación de Inglés Online de British Council y Certificación GRATIS de hasta 4 artículos en nuestra revista

En este sentido, el artículo 16 de la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales establece que la prevención de los riesgos laborales deberá integrarse al sistema general de gestión de la empresa, tanto en el conjunto de sus actividades como en todos los niveles jerárquicos. Por lo tanto, en un sistema de gestión de la prevención se organizará estructuralmente y se diseñarán los procedimientos y mecanismos necesarios para cumplir con todos los requisitos que obliga la ley.

A esta realidad no escapan los centros escolares como entes gestores educativos y, como otras instituciones, deberán cumplir con la legislación vigente, implementando una serie de actividades de prevención de los posibles riesgos que entraña la vida en las escuelas.

A tal efecto, será necesario que las instituciones educativas desarrollen e implementen un plan de prevención de riesgos laborales, que deberá estar a disposición de las autoridades laborales, de las autoridades sanitarias y de la comunidad educativa en general.

El artículo 16.2 bis de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales establece que las empresas, en atención al número de trabajadores y la naturaleza y peligrosidad de las actividades desarrolladas, podrán realizar el plan de prevención de riesgos laborales, la evaluación de riesgos y la planificación de la actividad preventiva de forma simplificada, siempre que ello no signifique una reducción del nivel de protección de la seguridad y salud de los trabajadores y en los términos que reglamentariamente se determinen (FEUSO, 2015).

Los Riesgos Laborales

Entendemos el riesgo laboral al conjunto de todos los peligros existentes en una profesión y tarea profesional concreta, así como en el entorno o lugar de trabajo, susceptibles de originar accidentes o cualquier tipo de siniestros que puedan provocar algún daño o problema de salud tanto físico como psicológico en las personas (ISOTools, 2015).

Este concepto, entonces, afirma en sí mismo que la mejor forma de evitar los riesgos es a través de la prevención,  llevando, por ejemplo, un buen sistema de gestión y seguridad en el trabajo.

Igualmente, el término de riesgos laborales entraña la posibilidad que tiene un trabajador de sufrir una enfermedad o accidente durante el cumplimiento de sus funciones debido a una serie de situaciones físicas, psíquicas, geográficas o químicas, entre otras. Estas situaciones están recogidas y contempladas en el Real Decreto 1299/2006, de 10 de noviembre, por el que se aprueba el cuadro de enfermedades profesionales en el sistema de la Seguridad Social y se establecen criterios para su notificación y registro, donde se les clasifica en varios grupos.

Ahora bien, los accidentes siempre tenderán a ocurrir por diversas razones; quizá las condiciones físicas del empleo no sean las más adecuadas, no exista suficiente precaución por parte de los trabajadores o sus superiores; quizá las circunstancias presentes en cuanto al medio ambiente o el clima no sean las ideales, o las maquinarias utilizadas estén presentando fallas u obsolescencia, haya errores en cuanto a sistemas de información o el sistema de trabajo presente una estructura inadecuada. Sin embargo, cada organización deberá ser capaz de hacer frente a tales situaciones, y evaluar los riesgos, para así tomar las medidas necesarias en función de minimizarlos o eliminarlos.

Así pues, la Prevención de Riesgos Laborales (PRL) consistirá en un conjunto de actividades que se realizan dentro de las organizaciones, con el fin de detectar situaciones de riesgos e implementar las medidas necesarias para eliminarlas o minimizar sus efectos. Se trata de la misma manera de un conjunto de técnicas orientadas a reconocer, evaluar y controlar los riesgos ambientales que pueden ocasionar accidentes y/o enfermedades profesionales. Las mismas se pueden clasificar en diversos tipos, entre los cuales es posible mencionar la información y concienciación de los trabajadores, la dotación de equipos de protección individual (EPI), la mejora de las infraestructuras y los entornos de trabajo o medidas para evitar el estrés o el acoso laboral (mobbing).

Lo más importante es que, al realizar una correcta gestión de prevención de riesgos, tanto las organizaciones como los trabajadores podrán anticiparse a los mismos y minimizar los accidentes y enfermedades ocasionadas durante el desempeño del trabajo; con lo que se mejorará sustancialmente la satisfacción de los empleados y, por consiguiente, se mejorará la productividad de la empresa (Quirón Prevención, 2015).

Relación entre Riesgos Laborales y Educación

Como decimos, las escuelas no son espacios ajenos a accidentes ni riesgos. Entre los peligros más comunes que acontecen en ellas podríamos citar: caídas (fundamentalmente por juegos, empujones, escaleras o discusiones), golpes (entre alumnos, con mobiliario diverso, con objetos inadecuados) y lesiones diversas. También influyen los agentes medioambientales que causan riesgos en el lugar de trabajo, provocados por agentes físicos tales como la temperatura, los ruidos, las vibraciones y la luz, entre otros; así como agentes químicos representados por sustancias nocivas o tóxicas que afectan la salud del ser humano y al medio ambiente.

Por otra parte, existen los agentes biológicos que afectan el buen desempeño laboral en un colegio, por cuanto son capaces de generar enfermedades infecciosas, además de diversos virus y bacterias, que podrán ser contagiadas entre los miembros de la organización.

En cuanto a la carga de trabajo de los docentes, ésta está representada por la carga física y mental producto de la inseguridad laboral, el salario bajo, el exceso de responsabilidad, la falta de expectativas profesionales, el excesivo número de alumnos por clase, la escasez de medios, y hasta los conflictos en las relaciones interpersonales.

Los riesgos psicosociales, de igual manera, representan elementos que influyen de forma importante en el desempeño laboral dentro del sector de la educación, específicamente en un colegio, por cuanto un clima laboral negativo es capaz de ocasionar problemas personales, tanto físicos como mentales y emocionales a cada miembro de la organización.

El estrés sería otra variable a tener en cuenta. Suele venir generado por situaciones que demandan mucha presión, ocasionando a veces problemas más graves de depresión. Asimismo, el mobbing o acoso laboral, produce muchas veces el abandono del trabajo por parte de los profesionales de la educación, en virtud de sufrir el hostigamiento de otros.

Existe como riesgo laboral de igual manera la fatiga mental, caracterizada por cansancio y una disminución evidente en lo que respecta a la relación esfuerzo-resultado, que podría generar errores recurrentes durante el ejercicio laboral educativo.

Finalmente, el síndrome de bourn-out, está representado por el desgaste profesional producto de las fuertes demandas sociales que sufren los trabajadores de los servicios humanos.

Sin embargo, existen técnicas para evitarlo, como fomentar técnicas de relajación psíquica y física, así como algunas a nivel personal como (CCOO Educación Andalucía, 2011):

  1. No sobrecargarse de tareas y menos si no forman parte de las tareas habituales.
  2. Utilizar los canales de comunicación internos del centro para trasmitir a los superiores nuestras preocupaciones.
  3. Averiguar si hay otras personas que pasaron por la misma situación y preguntarles cómo lo solucionaron.
  4. Delimitar las funciones de cada docente en reuniones periódicas y de acuerdo con todos los docentes.
  5. Aprender a controlar las emociones.
  6. En los momentos de presión es importante pedir ayuda y saber salir del problema ayudados por alguien

Riesgos a los que se exponen los docentes en los centros

En este punto es importante hacer mención a la falsa creencia que, en general, existe en la sociedad con respecto al trabajo docente: una profesión sin apenas riesgos ni dificultades que proporciona una vida fácil y bien posicionada. Sin embargo esto no es así, pues son muchos y muy variados los riesgos a los cuales deben enfrentarse en función del cumplimiento de trabajo profesional.

Uno de los riesgos más representativos a los que se exponen los docentes es la afección que sufren en la voz por un uso continuado e indebido. Esto produce disfunciones que afectan órganos importantes de su cuerpo como el habla, y genera enfermedades como pólipos y nódulos, que ya han sido reconocidas como enfermedades profesionales.

#PrevenciónDeRiesgosLaborales en Centros Educativos. #PRL #CEdRevistaDigitalDocente Clic para tuitear

Expresa al respecto Rodelgo (2018) que el problema de la disfunción en el habla de los docentes, suele generarse a partir de grandes esfuerzos vocales realizados por el mismo, al usar la voz de forma inapropiada, la mala acústica de las aulas o la condición ambiental de las mismas, así como la presencia de polvo e incluso un ambiente frío de trabajo al aire libre. No obstante hay formas de evitar esos riesgos y el docente o profesionales de la enseñanza dentro de los colegios debe recibir formación e información específica sobre el FEUSO de la voz, utilizar el acercamiento a los alumnos para no forzarla, utilizar pantallas que absorban el ruido, pizarras digitales, en la medida de lo posible usar micrófonos, aprender a respirar de forma correcta, tomar agua de forma regular con el fin de mantener húmedas las cuerdas vocales, evitar el tabaco, e incluso evitar los ambientes húmedos y de cambios bruscos de temperatura.

El estrés, siendo otro riesgo laboral, puede ser combatido con formación e información acerca de los factores psicosociales que afectan el sector de educación, además de implementar procedimientos internos capaces de detectar problemas con estudiantes, padres y representantes. De igual manera, será necesario promover reuniones periódicas con el fin de tratar temas de relevancia como cargas de trabajo, conflictos entre y con estudiantes, entre otras situaciones.

Por otra parte, existen riesgos más específicos al igual que sus respectivos factores de prevención, tomando en cuenta los diversos ciclos experimentados a lo largo del trabajo profesional docente o, en función de las etapas educativas en las que los docentes impartan clase.

Promoción de la salud y la seguridad

No solo los profesionales docentes son víctimas y están expuestos a riesgos durante el desempeño de sus funciones dentro de los colegios; también los alumnos pueden sufrir problemas de salud, que afectan su desarrollo y obstaculizan su normal formación.

Para prevenirlo, las escuelas deberán asumir el compromiso fundamental de reducir la incidencia de enfermedades y lesiones, a través del fomento de pautas de comportamiento en condiciones seguras.

El éxito y la calidad de la prevención en el sistema educativo se consigue cuando se alcanza una mayor implicación de las escuelas, no sólo impulsando la seguridad y salud interna del centro, sino también, sentando las bases para la construcción de una educación en valores preventivos necesarios en una futura vida laboral.

Para lograr un nivel formativo y actitudinal deseable es conveniente abordar determinados cambios a diferentes niveles: político-administrativo; organizativo cuidando los elementos que inciden en la práctica escolar diaria; en el terreno de las ideas y en el desarrollo de proyectos y modelos que orienten un trabajo continuo e innovador (Hundeloh y Hess (2003), en Burgos, 2011).

Es necesario que desde de los centros educativos se promueva con suficiente claridad la seguridad y la salud entre los jóvenes, con el fin de lograr forjar en ellos comportamientos y actitudes seguras para su desarrollo personal y profesional. Con esto se pretende alcanzar el éxito preventivo en el contexto escolar. Así se entiende que los centros educativos están llamados a incluir dentro de sus contenidos académicos información que permita educar y formar en función de alcanzar dos elementos fundamentales: enseñar las habilidades, actitudes y conceptos que la vida y el trabajo requieren, y ayudar al desarrollo de la personalidad basada en el principio de responsabilidad social (Vuille y Schenkel, 2003, en Burgos, 2011).

Por lo tanto, será necesario lograr equilibrar las expectativas, la dificultad de la tarea y el grado de capacidad; por lo que los docentes en los colegios deberán tener la capacidad técnica y responsabilidad para identificar e interpretar la participación en situaciones que generen peligro, y desarrollar un marco conceptual del conocimiento preventivo a enseñar (Burgos 2011).

El contexto escolar y sus acciones preventivas ante los riesgos

Es necesario partir del carácter que posee el colegio como centro de formación y educación, vinculado a la promoción de la prevención. En este sentido, como uno de sus objetivos fundamentales estará promover entre todos los miembros de la comunidad educativa (alumnos, personal administrativo, docentes), conocimientos y contenidos en materia de seguridad y salud laboral en las escuelas.

De igual manera deberá ser capaz de asegurar que en el colegio haya un ambiente que facilite cada una de las diferentes opciones en prevención, para reducir de esa manera los problemas de seguridad y salud entre todos sus miembros.

Para ello, se requiere de una actuación en cinco campos de acción fundamentales e interdependientes, según lo expresan Miller, Romano y Spice (2000):

  • Edificio y equipo (espacios de la administración, consejo escolar, departamentos o seminarios, entre otros)
  • Organización y desarrollo de la organización (enseñar el clima, normativa interna de organización y funcionamiento, el proyecto educativo del centro, elementos que intervienen en el proceso comunicativo, participación, planificación, entre otros)
  • Educación (contenido de la lección, planeamiento y puesta en práctica de lecciones, primeros auxilios, entre otros)
  • Formación (prevención de la violencia, capacidad para el trabajo en equipo, independencia, capacidad auto-reflexiva, entre otros)
  • Condiciones políticas y del marco social (regulaciones y leyes, plan de estudios y pautas, trabajar con los padres, las nuevas tecnologías, la cooperación, relaciones públicas, entre otras).

Medidas preventivas para los trabajadores de los centros educativos

Las medidas preventivas deberán tenerse en virtud de la labor que ejerza cada trabajador en su puesto de trabajo dentro del colegio.

Citamos a continuación algunas de ellas (FEUSO, 2015):

Medidas preventivas establecidas para el personal directivo y administrativo son:

  • Adecuar la intensidad de la luz a las exigencias de cada tarea.
  • Conocer la correcta utilización de los medios de extinción de incendios.
  • Planificar el trabajo.
  • Regular la temperatura a niveles adecuados.
  • Distribuir de forma clara las tareas y competencias.

Con relación al personal de docente y de apoyo, algunas medidas para la prevención de riesgos laborales serán las siguientes:

  • Evitar movimientos forzados.
  • Adoptar posiciones cómodas y relajadas.
  • Levantar correctamente cargas.
  • No sobrecargar las líneas eléctricas.
  • Utilizar elementos seguros para el trabajo.

Con respecto al personal de cocina y limpieza, las medidas preventivas consistirán en lo siguiente:

  • Evitar contacto con superficies calientes.
  • Iluminar las zonas a las que se accede.
  • Evitar pisar por superficies mojadas.
  • Utilizar calzados adecuados.
  • Eliminar las grasas del piso.
  • Utilizar los equipos de protección individual pertinentes.

Para el personal de mantenimiento, las medidas preventivas consistirán en:

  • Aproximarse las cargas para evitar esfuerzos innecesarios.
  • Estar formado e informado acerca de los riesgos genéricos del centro de trabajo, así como los inherentes a su puesto de trabajo, para adoptar las medidas preventivas pertinentes y los métodos de trabajo oportunos.
  • Se debe vigilar siempre y en todo momento el orden y la limpieza en la totalidad del centro de trabajo.
  • Disponer de la cantidad mínima necesaria de productos inflamables.
  • Utilizar guantes de protección, calzado de seguridad, gafas de seguridad y casco en los casos que exista riesgo de caída o desprendimiento de objetos.
  • Utilizar los medios auxiliares pertinentes para la manipulación de cargas pesadas o difícilmente manipulables.

Toda organización en función de cumplir con la legislación laboral, deberá dar cumplimiento a las leyes que, en materia de prevención de riesgos laborales, se estipule deban llevarse a efecto. En este sentido, los colegios como entes educativos, están obligados a ofrecer a toda la comunidad información y formación en lo que a este importante punto se refiere; por lo que deberán llevar a tal efecto actividades preventivas diversas, donde se involucre a todos los miembros de la comunidad educativa (alumnos, docentes, personas administrativo, etc.).

A este respecto, existen algunas actividades preventivas que será necesario tomar en consideración, como: el establecimiento de un plan preventivo, la evaluación de riesgos laborales para la seguridad y salud del personal, la planificación de actividades preventivas ante los riegos laborales, el establecimiento de un plan de emergencia o medidas de emergencia ante situaciones de riesgo,  creación de controles acerca del estado de salud de los trabajadores, una gestión de siniestros y la realización de una relación de accidentes de trabajo, enfermedades profesionales dentro de cada colegio, etc.

La prevención laboral necesita de análisis y evaluación a partir de la implementación de un conjunto de procedimientos, técnicas y modificaciones tanto biológicas, como físicas, químicas, psíquicas y sociales, entre otras, que puedan producirse durante el desempeño laboral, con el fin de determinar en qué nivel puedan afectar la salud del trabajador.

Te puede interesar…

Publica con nosotros

Campus Educación Revista Digital Docente ofrece la posibilidad a la comunidad docente de publicar artículos científicos y didácticos de forma totalmente gratuita, permitiendo así la divulgación del quehacer profesional docente, contribuyendo al avance de las Ciencias de la Educación.

Los autores de Campus Educación Revista Digital Docente ven en este medio un lugar ideal para la investigación pedagógica, a la vez que reciben un certificado de autoría que les puede ayudar a sumar puntos en diferentes procesos selectivos y baremo de méritos, como en las Oposiciones Docentes o el Concurso General de Traslados.

Ahora puedes conseguir 4 certificaciones gratuitas en Campus Educación Revista Digital Docente si te matriculas de 3 o más cursos homologados para Oposiciones y Concurso General de Traslados con Campuseducacion.com.

Fórmate en Prevención de Riesgos Laborales

Este curso de 110 horas de formación online, válido para Oposiciones y CGT y homologado por la Universidad de Camilo José Cela con 4 créditos ECTS, pretende dar a conocer a los docentes, interinos y opositores de las distintas etapas educativas aspectos básicos relacionados con la prevención de riesgos laborales en la función docente.