Trabajar por competencias

La enseñanza enfocada al desarrollo de las competencias clave

Trabajar por competencias
4 / 5 - 3 votos
446

La importancia de trabajar por competencias implica que la enseñanza actual se oriente hacia el desarrollo de competencias para la vida. No ya sólo se trata de adquirir conocimientos dentro de la vida académica, sino de desarrollar y adaptar dichos conocimientos a la vida fuera de la escuela, de tal manera que se sepa poner en práctica lo aprendido y esto sea útil para la vida futura del estudiante, tanto en su plano personal como profesional.

trabajar por competencias

¿Qué es una competencia?

Las competencias son habilidades genéricas que suponen un saber hacer de carácter transversal, aplicables en ámbitos y situaciones diversas y sin estar ligadas a conocimientos o disciplinas específicas. Ser competente significa tener capacidad para responder a las demandas complejas, en una combinación de habilidades prácticas, conocimientos teóricos, valores éticos, emociones, actitudes y componentes sociales diversos.

Las competencias nos responderían a la cuestión curricular ¿Para qué enseñar?, ya que suponen el fin último del proceso educativo.

¿Qué son las Competencias Clave?

Las competencias clave son aquellas competencias que todas las personas precisan para su realización y desarrollo personal, así como para la ciudadanía activa, la inclusión social y el empleo.

Son un elemento curricular más, junto a los objetivos, resultados de aprendizaje, contenidos, metodología y evaluación.



Ahora, si te matriculas de 4 Cursos Homologados te regalamos un Curso de Preparación de Inglés Online de British Council y Certificación GRATIS de hasta 4 artículos en nuestra revista

El documento que regula todas las disposiciones vinculadas a las competencias clave desde la entrada en vigor de la LOMCE es la Orden ECD/65/2015, de 21 de enero, por la que se describen las relaciones entre las competencias, los contenidos y los criterios de evaluación de la educación primaria, la educación secundaria obligatoria y el bachillerato.

Las competencias clave que señala la LOMCE son siete:Esquema trabajar por competencias

Descarga las fichas resumen de las Competencias Clave

En el siguiente post puedes descargarte las siete fichas de las Competencias Clave:

FICHAS DESCARGABLES SOBRE LAS COMPETENCIAS CLAVE

Trabajar por competencias. #fichasdescargables de las 7 Competencias Clave de la LOMCE Clic para tuitear

Las dimensiones de las competencias

Las competencias se conceptualizan como un “saber hacer” que se aplica a una diversidad de contextos académicos, sociales y profesionales. Para que la transferencia a distintos contextos sea posible resulta indispensable una comprensión del conocimiento presente en las competencias y la vinculación de éste con las habilidades prácticas o destrezas que las integran.

Para que esto sea posible se necesita trabajar por competencias y, fundamentalmente, conocer las dimensiones de cada una de las competencias.

Dentro de las dimensiones de las competencias entendemos que se sitúan los tres tipos de saberes:

  • El SABER: conocimientos
  • El SABER HACER: procedimientos, destrezas y habilidades
  • El SABER SER: valores, emociones y actitudestrabajar por competencias

Características de las Competencias Clave

Existen aspectos fundamentales sobre las competencias que conviene remarcar y dejar claro para trabajar por competencias:

  • No se refieren a capacidades que se alcanzan o no se alcanzan, sino que se corresponden con una instrucción gradual a medida que se desarrollan, a través de la cual cada individuo puede ir demostrando un determinado grado de dominio sobre las mismas.
  • No suelen trabajarse por separado, sino de forma conjunta, de manera transversal y desde varias áreas de conocimiento.
  • Están ligadas al aprendizaje permanente y a lo largo de toda la vida, por lo que se espera que se trabajen en todas las etapas educativas y preparen al alumnado para seguir aprendiendo.
  • Constituyen el objetivo máximo de la educación y formación en todas las etapas educativas, pues pretenden preparar para la vida futura en sociedad de los alumnos una vez abandonen el sistema educativo.
  • No se pueden expresar en base a dicotomías instrumentales como “se sabe” o “no se sabe”, sino que deben contemplarse como un compendio de habilidades, destrezas, actitudes, valores, emociones, conceptos, conocimientos y saberes muy diversos.

Es este último punto donde el docente debe centrar su atención para proceder a la evaluación competencial, ya que el desempeño en competencias se puede cuantificar o, al menos, observar y tener en cuenta a través de las tres dimensiones de las que hablábamos anteriormente: saber, saber hacer y saber ser. O, por decirlo de otra forma, a través de tres áreas: la cognitiva, la instrumental y la actitudinal.trabajar por competencias

Las Competencias Clave en todas las etapas educativas

Según la normativa, las competencias clave deben estar estrechamente vinculadas a los objetivos definidos para la Educación Primaria, la Educación Secundaria Obligatoria y el Bachillerato, y esta vinculación favorece que la consecución de dichos objetivos a lo largo de la vida académica lleve implícito el desarrollo de las competencias clave, para que todas las personas puedan alcanzar su desarrollo personal y lograr una correcta incorporación en la sociedad.

En esta definición se excluyen las etapas de la Educación Infantil y la Formación Profesional.

En FP no se menciona exhaustivamente el desarrollo de las competencias clave, suponemos porque la propia naturaleza de esta etapa educativa ya se orienta al desarrollo competente del alumno en cada una de sus diferentes ramas y disciplinas profesionales, incluyendo en cada título profesional unas determinadas cualificaciones profesionales, y unas competencias generales, personales, sociales y profesionales.

Pero que no se mencionen explícitamente no nos excluye de su tratamiento y consideración, de la misma forma que en otras etapas educativas, como la Educación Infantil, se ha obviado introducir este tipo de terminología y se sigue manteniendo la conceptualización, desde la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (LOE), de Competencias Básicas. Así, en Infantil, cada área de conocimiento y experiencia contribuye al desarrollo de diferentes competencias, de igual forma que cada competencia se alcanza como resultado del trabajo de varias áreas.

De hecho, la Orden ECD, de 21 de enero, ya nos aproxima a esta idea al afirmar “Las competencias clave deberán estar estrechamente vinculadas a los objetivos definidos para la Educación Primaria, la Educación Secundaria Obligatoria y el Bachillerato. La relación de las competencias clave con los objetivos de las etapas educativas hace necesario diseñar estrategias para promover y evaluar las competencias desde las etapas educativas iniciales e intermedias hasta su posterior consolidación en etapas superiores, que llevarán a los alumnos y alumnas a desarrollar actitudes y valores, así como un conocimiento de base conceptual y un uso de técnicas y estrategias que favorecerán su incorporación a la vida adulta y que servirán de cimiento para su aprendizaje a lo largo de su vida”. En mencionado articulado podemos soslayar que el tratamiento y desarrollo de competencias clave no es algo exclusivo de las etapas Primaria, Secundaria y Bachiller.