Estrategias metacognitivas para estudiar oposiciones

Aprende a usar estrategias metacognitivas para estudiar oposiciones y mejorar tu aprendizaje.

Preparar y estudiar oposiciones es una tarea que requiere de mucho tiempo, esfuerzo, constancia y paciencia. Normalmente, los opositores son gente experimentada que ya cuenta con bastante experiencia previa como estudiante y cada aspirante se vale de sus propios trucos y métodos para organizar sus estudios. Sin embargo, haberse enfrentado a esta situación previamente no es suficiente para lograr el éxito, al igual que no asegura que el estudiante haya sabido cómo estudiar.

Aprender a estudiar

Estudiar correctamente no quiere decir, necesariamente, estudiar mucho. Cuando se aprende a estudiar se sabe, a la par, rentabilizar el tiempo, economizar el esfuerzo y lograr sacar un mayor partido al aprendizaje, obteniendo muchas más posibilidades de éxito.

Aprendemos mejor cuando sabemos cómo aprendemos. Cuando conocemos la forma en que nuestro pensamiento discurre, cuando contemplamos la manera que tenemos de resolver problemas y cuando sabemos de qué modo entendemos la información y diferenciamos los recursos que empleamos para hacerla nuestra, el aprendizaje que se produce en nosotros mismos es mucho más fructífero.

Puedes consultar nuestro post
Aplicaciones para estudiar Oposiciones
aplicaciones para estudiar oposiciones

Metacognición

La metacognición es capacidad de las personas para reflexionar sobre sus procesos de pensamiento. Es, pues, pensar sobre el pensar,  conocer cómo es el conocimiento, nuestro conocimiento. La tan mencionada competencia “aprender a aprender” es pura metacognición, aunque raramente se aplique en los términos correctos.

Numerosos autores sostienen que la metacognición fomenta que las personas puedan ser autónomas, puedan mantener actitudes más críticas y puedan ser, en definitiva, capaces de transferir sus capacidades en distintas disciplinas y materias. Por consiguiente, la metacognición implica otros procesos, como la reflexión, la evaluación y la autorregulación.

Estrategias metacognitivas

Conociendo cómo aprendemos aprenderemos mejor, no cabe duda; por tanto, para estudiar, si sabemos cómo estudiamos, lograremos hacerlo mejor. Es por esto que las estrategias metacognitivas, practicadas con regularidad, pueden ayudarnos a ser más conscientes de nuestros propios procesos de aprendizaje, pensamiento y estudio y, por consiguiente, nos ayudarán a realizar un estudio más efectivo.


Las estrategias metacognitivas tienen como objetivo que cada individuo aprenda a conocer el modo en que aprende para, en consecuencia, seleccionar y adaptar las estrategias más adecuadas en la resolución de problemas diversos.

A continuación expondremos algunas estrategias metacognitivas que cualquier estudiante puede aplicar a su preparación. Con la práctica, estas estrategias le otorgarán mayor capacidad para conocerse a sí mismo y a cómo procesa la información de estudio, dándole una valiosa información para poder ir mejorando día a día.

#EstrategiasMetacognitivas para estudiar #Oposiciones Clic para tuitear

Reflexión

Una de las mejores técnicas para mejorar el aprendizaje es la reflexión sobre cómo ha sido su proceso. Es decir, si queremos conocer realmente la manera en que estudiamos tenemos que pararnos a pensar y reconsiderar cómo lo hacemos.

Tras una jornada de estudio cabría plantearse:

  • ¿Cuántos contenidos he memorizado por repetición?
  • ¿Qué partes me han resultado más complicadas?
  • ¿Qué información he entendido mejor y he podido aprender más rápido?
  • ¿He hecho uso de esquemas, dibujos o algún otro mecanismo de ayuda para retener conceptos?
  • ¿Cuánto tiempo he tardado en estudiar el tema completo?

La reflexión acerca de cómo hemos realizado el estudio nos aportará la información necesaria para realizar una autoevaluación y determinar, de manera aproximada, nuestro nivel de logro en el estudio. Si realizamos estos ejercicios de reflexión comprobaremos rápidamente si hemos aprovechado el tiempo de estudio de manera consciente y de si ha sido un trabajo productivo.

Desglose de pasos

Es una estrategia metacognitiva que nos ayudará a ser más conscientes de los procesos mentales que implicamos en cada tarea. Enumerar conscientemente los pasos que damos a la hora de realizar una actividad nos hará más productivos y nos servirá para economizar más y mejor el tiempo y nuestros recursos ya que nos daremos cuenta de que damos algunos pasos que tal vez son innecesarios o, por el contrario, podremos detectar que nos saltamos alguno que quizá nos sea clave y hasta el momento no hemos atendido.

Autocuestionarios

Se parecen a la reflexión pero con la diferencia de que en ésta somos nosotros mismos los que discurrimos acerca de lo que hemos hecho, desde un punto de vista interior y personal, en el que somos conscientes de qué hemos hecho y nos planteamos preguntas, en cierto modo espontáneas, en relación a lo realizado. El autocuestionario, por su parte, también es una reflexión sobre el trabajo o el estudio realizado, pero basado en una batería de preguntas más o menos estática, prefijada y que puede aplicarse de manera genérica e invariable a distintos sujetos y situaciones.

Baird (1986) propone un ejemplo de autocuestionario bastante detallado que incluye preguntas previas a una tarea, preguntas de control del desarrollo de la tarea y preguntas para evaluar el cambio cognitivo que se produce como resultado de la tarea:

Diarios o agendas

La planificación es un proceso también que ayuda al desarrollo de la metacognición y que puede ponerse en práctica por medio de, por ejemplo, los diarios o agendas. Usar una agenda o diario personal en el que planificar y organizar las tareas, apuntar las actividades pendientes y estructurar de forma organizada el trabajo a lo largo de la semana no sólo nos servirá para garantizarnos un trabajo más ordenado, riguroso y sistematizado, por medio del cual economizar el tiempo, sino que también nos liberará de la carga mental que supone llevar nuestra organización tan sólo en la cabeza. Si cada día detallamos qué vamos a hacer al día siguiente y cómo repartiremos las tareas  podremos estar seguros de no olvidar nada importante, actuar según lo previsto y lograr tranquilidad para el presente, pues todo lo que está por hacer lo tenemos contabilizado y queda registrado, sin dar lugar a error.

La metacognición, en definitiva, es una habilidad necesaria para nuestro estudio.

Si aplicamos todo esto cuando llevemos a la práctica ejercicios de aprendizaje y estudio lograremos integrar un pensamiento eficaz a la hora de ejecutar el propio acto de estudiar logrando, en suma, un estudio eficaz.

No olvidemos que para obtener de nosotros mismos un procedimiento eficaz en el pensamiento es completa y absolutamente necesario, como punto de partida, una buena actitud, ya que ésta es uno de los requisitos para un estudio exitoso. Si no ponemos interés, si no nos esforzamos y si no hacemos nada por querer aprender, difícilmente conseguiremos avances en nuestras capacidades de estudio.

Bibliografía

  • Baird, J.R. (1986). Improving learning through enhanced metacognition: a classroom study. European Journal of Science Education, 8, 263-282.

  • Banyard, P. (1995). Introducción a los procesos cognitivos. Editorial Ariel. Barcelona.
  • Campanario, J.M. (2000). El desarrollo de la metacognición en el aprendizaje de las Ciencias: estrategias para el profesor y actividades orientadas al alumno. Enseñanza de las Ciencias, 18 (3), 369-380.

Cómo citar este artículo:
Equipo Pedagógico de Campuseducacion.com (2021). Estrategias metacognitivas para estudiar oposiciones [Mensaje en un blog]. Blog de Campuseducacion.com. Recuperado de: http://www.campuseducacion.com/blog/recursos/articulos-campuseducacion/estrategias-metacognitivas-para-estudiar-oposiciones

¿Quieres saber más?

artículos campuseducacion.com

Recursos educativos de Campuseducacion.com 


Cursos Homologados para Oposiciones de Educación