Método ABN

Revolución metodológica en la enseñanza de las matemáticas

Método ABN
4.7 / 5 - 3 voto[s]
2973

método ABN revolución matemáticas

El método ABN (Abierto Basado en Números) ha supuesto una auténtica revolución metodológica en el proceso de enseñanza y aprendizaje de las matemáticas ya desde la etapa de la Educación Infantil.

Es un método cuya característica principal es la ruptura con los modelos tradicionales, lo que supone un cambio radical en cuanto a lo que a la didáctica convencional se refiere.

Su creador: Jaime Martínez Montero

El maestro y doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación, confía en acabar con el aprendizaje memorístico y mecánico de los contenidos matemáticos y apuesta por dotar al alumno de la autonomía y libertad necesarias que le posibiliten resolver los problemas de diferentes formas, teniendo clara la diversidad de caminos existentes con los que cuenta para llegar a una única solución.método cálculo ABN

El método ABN permite que el alumno ya mantenga una actitud de investigación sobre los números desde sus primeros contactos con ellos, haciendo posible una forma de aprendizaje de las matemáticas motivadora y significativa, como nos muestra en su blog.

Como afirma Soler (2016) en Algoritmo ABN. Una apuesta por la sencillez en el aprendizaje de las matemáticas: «Con el método ABN el alumno trabaja con unidades, decenas, centenas… de forma tangible, componiéndolas y descomponiéndolas con total libertad, llegando a una solución según su propio nivel de dominio sobre el cálculo y siguiendo los pasos que, autónomamente, considere oportunos».

El método tradicional y sus problemas



Ahora, si te matriculas de 4 Cursos Homologados te regalamos un Curso de Preparación de Inglés Online de British Council y Certificación GRATIS de hasta 4 artículos en nuestra revista

Algunos de los principales problemas que surgen del método tradicional en la enseñanza de las matemáticas son que con él los alumnos no aprenden a calcular ni a resolver problemas, que desencadena la creación de una actitud, ya de entrada, hacia las matemáticas y que hace posible el desencadenamiento de todas las condiciones necesarias para que los alumnos tengan más probabilidades de suspender que de aprobar.

Pero, sin duda, el principal problema es que las matemáticas constituyen la materia con mayor índice de fracaso en todos los niveles educativos, lo que da pie a pensar que si los tiempos, los alumnos y los profesores han cambiado también debería hacerlo el método, pues no es concebible que a día de hoy se siga enseñando de la misma forma que hace cientos de años.

Hoy día el cálculo, por ejemplo, es algo que está resuelto gracias a las máquinas, entonces ¿qué sentido tiene que sigamos enseñando a hacer cosas como si no existiera aquello que lo hace? Es, en palabras de Martínez Montero, como si enseñáramos a los niños a funcionar y desplazarse como si no hubiera coches cuando en realidad contamos con ellos.métodos tradicionales matemáticas aburridos

En el pasado, el método tradicional servía para formar a los alumnos en una serie de destrezas que por aquel entonces eran imprescindibles de aprender, ya que tenían que ser resueltas obligatoriamente por el ser humano, pero esto en nuestros días es, evidentemente, algo que ya carece de sentido.

Lo importante es cambiar la finalidad con la que se emplea uno u otro método en la enseñanza de las matemáticas, siendo ésta la de capacitar al sujeto para que adquiera, entienda y sepa aplicar los conocimientos y las herramientas matemáticas a su vida ordinaria, aprovechando las potencialidades del cálculo para el desarrollo intelectual, para la construcción del pensamiento matemático. Es decir, que los alumnos sean, de forma tácita, matemáticamente competentes.

Errores del modelo numérico

Ahora bien, si el método escogido está equivocado, no lo está menos el modelo numérico en que se basa, asentado en el antiquísimo uso del ábaco, a día de hoy ya sin viabilidad, pues:

1. Aporta una visión falsa del número y una consideración equivocada de la numerosidad: Sobre el papel se trabaja con elementos que se manipulan y leen de una única manera cuando en la realidad se presentan de múltiples formas. Por ejemplo, el número 205 puede representar 205 unidades, pero también 20 decenas y 5 unidades, o 2 centenas y 5 unidades, etc.

2. Obliga a hacer todos los cálculos por órdenes de magnitud como única vía posible: La forma clásica de enseñar operaciones está supeditada a la agrupación de unidades con unidades, decenas con decenas, centenas con centenas… cuando en verdad pueden manejarse cantidades de formas más sencillas y reales si se piensa en la aplicación práctica de la operación: 1200 más 200 son 1400 sin necesidad de sumar números independientes en una absoluta carencia de sentido: cero más cero, cero; cero más cero, cero; dos más dos cuatro; uno más cero, uno.

3. Fija una forma de realizar el cálculo inamovible, de derecha a izquierda: En verdad, el cerebro trabaja de forma innata de izquierda a derecha, al igual que se comporta así de forma natural en el mecanismo lector o al resolver problemas cotidianos, como contar una cantidad de dinero tangible en monedas y billetes: primero se optará, lógicamente, por contar los billetes, dejando en último lugar las monedas más pequeñas, y no al contrario, como abogan las prácticas tradicionales.

Errores del modelo numérico en la enseñanza tradicional de las matemáticas Clic para tuitear

Método ABN

Para comprender el alcance de ABN es preciso tener presente que se trata de una metodología de corte Abierto y que está Basado en Números:

  • Abierto: Es un método abierto porque permite múltiples maneras de realizar los algoritmos matemáticos, en función de premisas tales como las características del alumno, su momento evolutivo, el dominio del cálculo o el puro capricho. Es decir, facilita llegar a una misma conclusión por medio de diferentes caminos y empleando un gran surtido de estrategias. Los algoritmos clásicos y tradicionales entendemos, por el contrario, que son cerrados, ya que su fundamento reside en la realización de operaciones matemáticas mediante la repetición hasta lograr una total asimilación, siempre resolviendo incógnitas de la misma forma, a través de las instrucciones establecidas previamente por el adulto que se trasladan al alumno.
  • Basado en Números: Este método se basa en números pues trabaja directamente con ellos, con números siempre reales y completos. Por el contrario, el método tradicional de enseñanza de las matemáticas podríamos decir que está basado en cifras al tratar las unidades, las decenas, las centenas… de forma independiente, pero con categorizaciones similares, tratando a todas las cifras como si tuvieran un mismo valor cuando, en realidad, no es así en absoluto.

El método AMétodo ABN nuevo aprendizaje matemáticasBN hace del componente lúdico y de la manipulación dos de sus pilares fundamentales, a través de los cuales logra la motivación del alumnado y el incremento de su aprendizaje.

Al poder aplicarlo en distintos niveles educativos encontramos, a la par, distintos niveles de profundización, así como diferentes formas de trabajarlo de manera práctica. Por ejemplo, en los primeros años de la Educación Infantil el método ABN hace uso de una amplia gana de materiales manipulativos, mientras que en Primaria el alumno es ya capaz de comprender los procesos internos de las operaciones más complejas mediante mecanismos cognitivos tales como la abstracción, como se expone en La Didáctica Basada en el Juego en Educación Infantil.

No obstante, para llegar a este evidente salto cualitativo se requiere de práctica y entrenamiento en el método, además de entusiasmo y ganas de cambiar y mejorar la educación.

#MetodoABN, revolución metodológica en la enseñanza de las Matemáticas Clic para tuitear

Conclusión

Resulta evidente que la renovación metodológica constituye una auténtica necesidad en nuestras aulas, no ya sólo por los requerimientos de la sociedad cambiante en la que vivimos, sino por las demandas que el propio alumnado pone de manifiesto. Es ante este tipo de situaciones en las que los docentes han de detenerse y pensar si la educación se dirige por el camino correcto en lo que a los métodos didácticos se refiere y, por supuesto, si ese camino es el realmente beneficioso para los alumnos y su futuro.

Si reclamamos a nuestros alumnos ganas por aprender, quizás este sea un buen momento para hacer una reflexión personal y detenernos a pensar si, como docentes, somos nosotros los que tenemos, en verdad, ganas de enseñar.

Noticias relacionadas con el método ABN:

noticia método ABN anpe

algoritmo ABN