Resumen: La utilización de la metodología del aula invertida como modelo de aprendizaje mixto en el aula de enseñanza secundaria se presenta como una opción viable para desarrollar la competencia digital del alumnado y otorgarle un papel activo en su aprendizaje. En este artículo, se pretende analizar el posible uso de esta metodología, así como presentar sus principales características y los recursos necesarios para su puesta en práctica. Además, se expondrán los principales desafíos de su aplicación, así como sugerencias para llevarla a cabo con éxito.

 

Palabras clave: Aula invertida; Flipped Classroom; E-Learning; TIC; Diversidad; Competencia Digital; Educación Secundaria.

 

Abstract: The implementation of the flipped classroom methodology in secondary education schools helps to develop students’ digital competence as well as to carry out a student-centered approach. This article consists of an analysis of its application and describes its main features and challenges. It also includes the resources required to put it into practice together with some suggestions to implement it successfully.

 

Keywords: Flipped Classroom; E-Learning; ICT; Diversity; Digital Competence; Secondary Education.

FLIPPED CLASSROOM EN EL AULA DE SECUNDARIA 

La revolución tecnológica ha transformado la sociedad y los paradigmas de pensamiento de la ciudadanía. La educación, como eje vertebrador de la evolución de la sociedad, no ha permanecido ajena a este fenómeno. Aunque no siempre haya podido seguir el ritmo de estos cambios, cada vez surgen nuevos modelos educativos que persiguen no solo desarrollar la competencia digital de los agentes inmersos en los procesos de enseñanza-aprendizaje, sino también adecuar los roles del profesor-alumno a la realidad y necesidades de la sociedad actual.

Flipped Classroom en el aula de secundaria #CedRevistaDigitalDocente Clic para tuitear

Uno de estos modelos educativos es el aprendizaje mixto, que integra la enseñanza presencial con la enseñanza virtual. Este modelo se puede desarrollar en la etapa de enseñanza secundaria con la incorporación del aula invertida o flipped clasrroom.

El aprendizaje mixto y la clase invertida

El aprendizaje mixto o blended learning consiste en una modalidad educativa donde una parte de las enseñanzas se realiza de forma virtual y otra de forma presencial. En la educación superior, esta modalidad tiene cada vez más peso gracias a la incursión de las nuevas tecnologías y al estilo de vida actual. Una de las propuestas de aprendizaje mixto en el contexto educativo de las enseñanzas regladas obligatorias es el aula invertida o flipped classroom.

La clase invertida es un modelo pedagógico que trans­fiere el trabajo de determinados procesos de aprendi­zaje fuera del aula y utiliza el tiempo de clase, junto con la experiencia del docente, para facilitar y potenciar en el alumno otros procesos de adquisición y práctica de conocimientos dentro del aula (Santiago, 2013).

 

El modelo flipped centra el aprendizaje en el alumno, ya que le otorga un papel activo en su propio aprendizaje. El tiempo fuera del aula se utiliza para que los alumnos exploren los contenidos más teóricos a través de recursos digitales proporcionados por el profesor, mientras que el tiempo de clase se dedica a la resolución de tareas que sirvan para asimilar contenidos trabajados previamente. De esta manera, se consigue que los alumnos tengan la ayuda y guía presencial del docente cuando realizan actividades prácticas, que es donde suelen surgir los principales problemas.

Su origen comparte ciertas similitudes con lo que ha ocurrido con el uso de la tecnología en la educación a partir de los confinamientos provocados por la pandemia ocasionada a raíz del virus covid-19. La nueva situación originó que muchos docentes que nunca habían utilizado herramientas digitales se vieran obligados a emplearlas a través de la enseñanza a distancia y, a partir de esa experiencia, han terminado por integrarlas en su práctica docente diaria. De modo similar ocurrió con el modelo flipped, el cual surgió tras la experiencia de dos docentes americanos que compartían vídeos de sus clases con alumnos que no podían asistir a las mismas. Estos dos profesores, Jonathan Bergmann y Aaron Sams, al llevar a cabo esta tarea observaron que esta nueva forma de enseñanza les permitía proporcionar una atención más individualizada a sus alumnos y promovieron su modelo con el nombre de Flipped Classroom. Tras el éxito del mismo, se creó la red de aprendizaje invertido (Flipped Learning Network) que promueve esta pedagogía, así como multitud de recursos y actividades.

Según esta red, existen cuatro pilares fundamentales para el desarrollo de este modelo de aprendizaje (Bergmann et al., 2014):

  • Entorno flexible: los docentes crean espacios adaptables para que los alumnos decidan cuándo y dónde aprenden y se muestran flexibles con los tiempos de aprendizaje y evaluación.
  • Cultura de aprendizaje: la enseñanza se centra en el alumno. El tiempo de clase se dedica a la realización de tareas que profundicen en los contenidos.
  • Contenido intencional: el docente selecciona los recursos adecuados para que el alumno pueda comprender los contenidos fuera del aula y genera actividades que permitan sacar el mayor partido al tiempo en el aula.
  • Educador profesional: los docentes monitorizan la evolución de los alumnos y proporcionan retroalimentación al alumnado. Se muestran reflexivos con su práctica docente.

Aparte de las ventajas ya mencionadas, este modelo presenta otros beneficios significativos, entre los que se pueden destacar los siguientes:

  • Permite al alumno tener acceso a los contenidos proporcionados por el profesor en cualquier momento y cuantas veces requiera.
  • Estos contenidos están, además, al alcance de las familias e incluso de otros docentes, por lo que se fomenta el trabajo colaborativo.
  • El desarrollo de las actividades prácticas en el aula permite que se cree un ambiente de trabajo orientado a la acción. Se consigue que los alumnos aprendan “haciendo” a través de la ejecución de tareas.
  • Se fomenta la atención a la diversidad, ya que el docente puede prestar más atención al alumnado dentro del aula y los estudiantes pueden marcar sus ritmos a la hora de trabajar los contenidos teóricos fuera de la misma.

Estas ventajas han sido evaluadas por numerosos investigadores en diferentes etapas educativas (Prieto et al., 2021), (Låg, T., y Sæle, R. G., 2019) y (Rodríguez-Jiménez et al., 2021). Aunque todavía se requieren mayores estudios que tengan en cuenta diferentes variables, los resultados han sido generalmente positivos, especialmente en lo que concierne a la asimilación de los contenidos por parte del alumnado y a su motivación e implicación en su aprendizaje. La amplia mayoría de los estudios ha evidenciado, además, una mejoraría en el rendimiento académico de los estudiantes.

Recursos digitales

Si algo caracteriza a este modelo pedagógico es la incorporación de las nuevas tecnologías en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Esta tarea resulta algo fundamental en la actualidad, en especial por la última Ley Órganica de Educación española (LOMLOE), que en sus artículos 19 y 24 convierte el desarrollo de la competencia digital en un principio pedagógico de toda la etapa de enseñanza primaria y secundaria.

No obstante, aunque esto puede presentarse como una ventaja para muchos, a la vez puede resultar un elemento disuasorio para otros docentes ya que pueden considerar que la creación o búsqueda de materiales digitales puede ser demasiado laboriosa.

Como todo lo que se realiza por primera vez, no cabe duda de que la creación de una biblioteca de materiales llevará tiempo al principio. Sin embargo, una vez creada, se podrá rentabilizar con el paso de los años. Además, una forma de evitar el exceso de trabajo es trabajar en equipo con otros compañeros de la misma disciplina. De esta manera, se fomenta también el trabajo colaborativo entre profesores, aspecto fundamental para desarrollo de la competencia profesional docente (Vaillant, 2016).

Para la creación de contenidos, se puede recurrir a recursos variados, tales como la grabación de vídeos, podcasts, entre otros.

Grabación de videos

Aunque la grabación de vídeos no es el único recurso disponible para invertir una clase, sí que es uno de los más utilizados. Consiste en grabar una clase con los contenidos más teóricos para compartirla con el alumnado. Se puede recurrir a grabar una clase tradicional en un aula con alguna cámara de vídeo o a grabar la pantalla del ordenador mientras se muestra y se explica una presentación.

Un paso más adelante consistiría en enriquecer esos vídeos con preguntas que permitan a los alumnos comprobar su grado de comprensión del mismo a través de aplicaciones como las proporcionadas por herramientas como EduCanon. Posteriormente, se puede compartir el vídeo con los alumnos a través de alguna plataforma como YouTube o en un aula virtual.

El principal desafío del empleo de este recurso es el tiempo que puede llevar crear este tipo de contenidos. Aunque en la actualidad prácticamente todos los ordenadores y dispositivos móviles disponen de aplicaciones para generar grabaciones de una calidad aceptable, es indudable que la preparación y producción de estos materiales requiere de un tiempo considerado. Sin embargo, es igualmente cierto que ya existe una cantidad ingente de recursos de vídeo disponibles de forma gratuita sobre cualquier disciplina. A través de YouTube u otras videotecas es relativamente sencillo encontrar algún vídeo sobre el tema que se desee tratar.

Podcasts

Los podcasts son grabaciones de audio que pueden escucharse en múltiples dispositivos, por lo que constituyen otro recurso valioso a la hora de diseñar sesiones de clase invertida.

El docente puede grabarse a sí mismo explicando un contenido o incluso conversando con algún experto en la materia, así como realizando una simulación de algún tema en concreto.

Estos archivos se pueden compartir con los alumnos a través de aulas virtuales o subirlos a plataformas de acceso libre como Soundcloud.

Alternativamente, la oferta actual existente de podcasts temáticos tanto en español como en otros idiomas es inmensa. Existen múltiples plataformas que ofrecen podcasts educativos; sólo es necesario realizar una búsqueda en cualquier buscador en línea para encontrar una selección adecuada de cualquier temática.

Otros recursos

Los vídeos y podcasts no son los únicos recursos disponibles para compartir contenidos con el alumnado. Se puede recurrir a otros elementos, tales como presentaciones, documentos, capítulos de libros, enlaces a páginas web educativas, imágenes, infografías, entre otros.  La oferta es muy extensa y variada, por lo que cada docente puede elegir aquellos que se adapten mejor a su estilo de enseñanza y a su práctica diaria.

Los archivos de audio y vídeo suelen ser los utilizados porque permiten tanto incorporar explicaciones como personalizarlas, no obstante, en función del nivel de los alumnos, su autonomía, así como de las necesidades de las actividades en cuestión, se puede recurrir a otros medios menos interactivos.

Entornos virtuales

Independientemente del recurso que se vaya a utilizar para elaborar clases basadas en la metodología flipped, es muy recomendable contar con un entorno virtual donde subir y compartir nuestros archivos.

Un entorno virtual es el espacio o comunidad organizado con el propósito de lograr el aprendizaje. Para que este tenga lugar requiere ciertos componentes: una función pedagógica (que hace referencia a actividades de aprendizaje, a situaciones de enseñanza, a materiales de aprendizaje, al apoyo y tutoría puestos en juego, a la evaluación, etc.), la tecnología apropiada a la misma (que hace referencia a las herramientas seleccionadas en conexión con el modelo pedagógico) y el marco organizativo (que incluye la organización del espacio, del calendario, la gestión de la comunidad, etc. pero, también, el marco institucional y la estrategia de implantación) (Salinas, 2004),

En la actualidad, la mayoría de administraciones educativas ofrecen a los centros y docentes acceso a aulas virtuales que respetan el reglamento general de protección de datos de forma gratuita. Las más utilizadas son la plataforma de software libre Moodle o las ofrecidas, a través de convenios especiales, por las multinacionales Google (Google Classroom) y Microsoft (Teams). Estos entornos virtuales permiten crear y subir contenidos a la red a través de una red interna privada a la que solo tienen acceso los alumnos y el docente del grupo. Se consigue así almacenar los contenidos y crear unidades didácticas completas que se podrán reutilizar en cursos posteriores. Como alternativa a los entornos o aulas virtuales, se puede recurrir a otro tipo de plataformas para compartir nuestros materiales, tales como blogs o páginas web personales.

Cambio de roles

Tal y como el nombre de esta metodología indica, invertir el aula implica que necesariamente se cambien los roles de los agentes implicados en el proceso de enseñanza-aprendizaje; esto es, del alumno y del profesor.

La función del profesor ha sido tradicionalmente la de transmitir conocimientos sobre un área concreta en el aula, ya que se le consideraba la mayor fuente de conocimientos disponible. Sin embargo, la era digital ha puesto al alcance del alumnado otras formas rápidas y sencillas de acceder a la información sin necesidad de recurrir al docente.

Tal y como se ha explicado anteriormente, invertir el aula lleva consigo que el alumno acceda a esta información a través de recursos digitales y que dedique el tiempo de clase a la resolución de dudas y ejecución de tareas prácticas. Por tanto, esto implica que las funciones de ambos se vean alteradas si se toma como referencia una clase tradicional.

Sus roles pueden resumirse de la siguiente manera.

Rol del profesor

  • Preparar actividades variadas para transmitir los contenidos antes de la clase.
  • Resolver las dudas que los alumnos puedan tener al principio y durante la clase.
  • Guiar, mediar y apoyar al alumno en la resolución de tareas que se planteen durante la clase y proporcionar explicaciones adicionales.
  • Identificar las posibles dificultades que puedan surgir para ir resolviéndolas.
  • Revisar las tareas del alumnado y proporcionarle retroalimentación.

Rol del alumno

  • Acceder a los contenidos digitales antes de asistir a clase y anotar las dudas que surjan.
  • Preguntar las dudas que hayan surgido y asegurarse de que quedan comprendidas tanto al comienzo como durante la clase.
  • Aplicar lo aprendido a través de la realización de las tareas planteadas.
  • Revisar la retroalimentación proporcionada por el profesor para seguir mejorando.

Posibles desafíos

Por parte del docente, el aula invertida presenta algunos desafíos que van más allá de cambiar el rol al que se está acostumbrado o la forma de entender el desarrollo de una clase en el aula. De todos ellos, la selección y la creación de los materiales necesarios para que el alumnado pueda acceder a los contenidos teóricos antes de asistir a clase son posiblemente los más relevantes. Aunque, como ya se ha mencionado, la cantidad de recursos gratuitos disponibles en la red es muy amplia, y el profesorado que desee cierto grado de personalización de los mismos puede verse obligado a tener que crear los suyos propios. Esto, además de requerir ciertos elementos técnicos y facilidad en el uso del software seleccionado, puede suponer un esfuerzo grande y consumir gran parte del tiempo dedicado a la preparación de clases.

Otra dificultad no menos importante es conseguir que todo el alumnado acuda a las sesiones con los contenidos trabajados. Para ello, será necesario que el docente diseñe mecanismos de comprobación y evaluación antes de empezar las sesiones prácticas, tales como cuestionarios, tests breves o discusiones orales.

Por parte del alumnado, existen también desafíos significativos. Este tipo de metodología requiere de un fuerte compromiso por su parte, ya que deben trabajar los contenidos más teóricos fuera del aula y acudir a clase con ellos comprendidos o dispuestos a plantear las dudas que les hayan surgido. Para los alumnos más jóvenes y con menor autonomía, esto puede suponer un problema añadido.

Además, también se requiere que el alumnado dedique parte de su tiempo libre a realizar estas tareas. Teniendo en cuenta que los estudiantes de enseñanza secundaria cuentan con entre ocho y doce asignaturas, si todos los profesores utilizaran esta metodología, la realización de este trabajo fuera del aula sería insostenible. Asimismo, resulta necesario que el alumnado tenga acceso a equipos informáticos tanto fuera como dentro de aula, algo que no siempre podría ser fácil en algunos contextos.

La incorporación de nuevos modelos educativos que desarrollen la competencia digital y otorguen un papel activo al alumnado en su aprendizaje es fundamental para crear ciudadanos del siglo XXI. La utilización del aula invertida como modelo de aprendizaje mixto en el aula de enseñanza secundaria se presenta como una opción viable para tal fin. Esta nueva forma de trabajar implica invertir los roles tradicionales de los agentes del proceso de enseñanza-aprendizaje, ya que los alumnos dedican el tiempo fuera del aula a explorar los contenidos más teóricos con los recursos digitales proporcionados por el profesor, mientras que el tiempo de clase se dedica a la resolución de tareas de asimilación de los contenidos trabajados previamente.

Pese a las posibles dificultades derivadas de su aplicación, existen estudios que evidencian que su puesta en práctica mejora el rendimiento académico del alumnado, así como su motivación y grado de implicación en su aprendizaje. Además, en la actualidad, existen multitud de recursos digitales disponibles, de fácil acceso y gratuitos, que los docentes pueden utilizar sin necesidad de crear los suyos propios desde cero.

Aunque al comienzo la puesta en práctica puede resultar compleja, la investigación demuestra que una vez que el profesorado y alumnado se acostumbran a la nueva forma de trabajo, los resultados mejoran y su aplicación se simplifica notablemente. Para ello, es aconsejable empezar con contenidos sencillos y con una estructura bien definida hasta que el alumnado haya interiorizado el método de trabajo. Sin embargo, si bien resulta positivo ejecutarla con frecuencia para obtener resultados óptimos, se considera adecuado utilizarla como una herramienta más junto a otras metodologías que también persigan centrar el proceso de enseñanza-aprendizaje en el alumnado y desarrollar su autonomía y competencia digital.

Te puede interesar…

Amplia tu formación

Campuseducacion.com dispone de un amplio catálogo de cursos homologados para Oposiciones.

Si te interesan los nuevos modelos pedagógicos basados en las TIC, te recomendamos especialmente los siguientes cursos:

Válidos en todas las Comunidades Autónomas y homologados por la Universidad Camilo José Cela, para OPOSICIONES y CONCURSO GENERAL DE TRASLADOS.

Los cursos homologados de Campuseducacion.com también son válidos para completar tu baremo de cara a los nuevos procesos de estabilización docente.

¡Consigue con los cursos homologados de Campuseducacion.com 2 PUNTOS EXTRA en el baremo de méritos para las Oposiciones!

2 puntos para baremo con Campuseducacion.com

Publica con nosotros

¿Quieres convertirte en autor de Campus Educación Revista Digital Docente y ganar puntos para las Oposiciones de Maestros y Profesores?

Gracias a Campuseducacion.com y su revista educativa, todos los profesionales educativos tienen la oportunidad de publicar artículos científicos y didácticos de forma totalmente gratuita, contribuyendo así la divulgación del quehacer profesional docente y al avance de las ciencias de la información.

Además, los autores de Campus Educación Revista Digital Docente que así lo deseen podrán obtener un certificado de autoría con el que poder sumar puntos en diferentes procesos selectivos y baremos de méritos, como las oposiciones docentes o el concurso general de traslados. 

Puedes conseguir 4 certificaciones en Campus Educación Revista Digital Docente si te matriculas en tres o más cursos homologados para oposiciones o concurso general de traslados en Campuseducacion.com


Másteres Oficiales Universitarios

< Artículo anteriorCursos para Sexenios: Comienzo el 16 de octubre
Artículo siguiente >En Otoño completa tu baremo con -40% en todos los Cursos Homologados
Licenciado en Filología Inglesa y Máster en Enseñanza de Inglés como Lengua Extranjera, Daniel es jefe de estudios adjunto y profesor de inglés en el IES Cervantes (Madrid).