Aprendizaje Digital

El aprendizaje permanente de la sociedad en red

El aprendizaje digital como medio de aprendizaje permanente de la sociedad en red.

#AprendizajeDigital y #AprendizajePermanente Clic para tuitear

La sociedad del conocimiento

Uno de los aspectos sobre los que hoy día debemos focalizar la atención de manera prioritaria es en lo que concierne al aprendizaje digital. No ya solo por ser una necesidad en nuestros días debido a las características de nuestra sociedad, que es plenamente digital, sino también por los futuros cambios que experimentará la economía, que requerirá puestos de trabajo con cualificaciones profesionales más especializadas y un mayor número de profesionales dedicados y expertos en tecnología digital.

Las sociedades y los mercados laborales a escala europea e internacional están experimentando cambios acelerados, que exigen una adaptación continua de ciudadanos y trabajadores. Las políticas de aprendizaje permanente se asocian a mercados de trabajo cambiantes, en los que hay que mantener viva la cualificación, adquirir nuevas competencias y ser capaz de cambiar a nuevas profesiones, y se vinculan a profundas transformaciones sociales, que exigen competencias personales para ser ciudadanos saludables, creativos, interactivos y comprometidos (MECD, 2011).

El aprendizaje permanente

En el concepto de aprendizaje permanente se engloba el término de aprendizaje digital.

La tecnología, los recursos digitales, los medios informáticos… todo avanza y progresa a gran velocidad, lo que precisa de personas actualizadas constantemente, al corriente de los últimos hallazgos, a la vanguardia de la tendencia y la innovación.

En la LOMCE, el Artículo 5 hace referencia al aprendizaje a lo largo de toda la vida, apuntando que «el sistema educativo tiene como principio básico propiciar la educación permanente, y que todas las personas deben tener la posibilidad de formarse a lo largo de la vida, dentro y fuera del sistema educativo, con el fin de adquirir, actualizar, completar y ampliar sus capacidades, conocimientos, habilidades, aptitudes y competencias para su desarrollo personal y profesional”.

El aprendizaje permanente es el aprendizaje que se produce a lo largo de toda la vida, a modo de formación continua, que permite el reciclaje profesional y la constante renovación de conocimientos y recursos, manteniendo al individuo en constante ejercicio y actualización. El término «educación permanente» se asocia al concepto inglés «Lifelong Learning», que se considera un movimiento orientado a mantener un aprendizaje continuo a lo largo de todos los períodos de la vida de una persona.



Ahora, si te matriculas de 4 Cursos Homologados te regalamos un Curso de Preparación de Inglés Online de British Council y Certificación GRATIS de hasta 4 artículos en nuestra revista

Según el MECD (2014), el aprendizaje permanente es el proceso continuo e inacabado de aprendizaje, no confinado a un modelo formativo, ni contexto, ni periodo específico de la vida, que supone la adquisición y mejora de los apren­dizajes relevantes para el desarrollo personal, social y laboral y que permite a la persona adaptarse a contextos dinámicos y cambiantes.

Y es que las competencias clave y el aprendizaje permanente, o el aprendizaje a lo largo de toda la vida, son conceptos que siempre van a presentarse de la mano, ya que desde la Recomendación 2006/962/EC, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 18 de diciembre de 2006, sobre las competencias clave para el aprendizaje permanente, se viene haciendo hincapié en el fomento de una serie de competencias que, precisamente, se trabajen dentro del sistema educativo pero también fuera de éste, permitiendo que todos los ciudadanos puedan tener un conjunto de destrezas diverso con las que hacer frente a su vida natural.

Desde Campuseducacion.com hemos dedicado varios artículos al tratamiento de las competencias que tal vez te pueden ser de utilidad

 

 

La Competencia Digital se ha convertido en una de las más importantes, formando parte del conjunto de las nueve competencias clave.

Todas las competencias clave contribuyen y son necesarias para que se suceda el aprendizaje a lo largo de toda la vida, pero, en especial, la competencia de aprender a aprender es fundamental para el aprendizaje permanente, que tiene lugar en distintos contextos formales, no formales e informales.

Aprender a aprender

Esta competencia se caracteriza por la habilidad para iniciar, organizar y persistir en el aprendizaje permanente que se produce a lo largo de toda la vida, en contextos formales, informales y no formales.

Exige de la motivación para aprender, la organización y gestión del aprendizaje, conociendo y controlando los propios procesos de aprendizaje para ajustarlos a los diferentes tiempos y tareas, y los conocimientos sobre los procesos mentales implicados en el aprendizaje.

El conocimiento sobre el propio aprendizaje se desarrolla en torno a tres dimensiones:

  • El conocimiento que tiene acerca de lo que sabe y desconoce, de lo que es capaz de aprender, de lo que interesa…
  • El conocimiento de la disciplina en la que se localiza la tarea de aprendizaje y el conocimiento del contenido concreto y de las demandas de la tarea misma.
  • El conocimiento sobre las distintas estrategias posibles para afrontar la tarea.

La capacidad de aprender a aprender, a su vez, se interrelaciona con el aprendizaje digital, estando todo conectado de forma cíclica.

Cuando un individuo se enfrenta a una situación que resolver en un entorno digital y haciendo uso de medios tecnológicos, pone en juego una serie de mecanismos que le posibilitan el descubrimiento y el aprendizaje continuo, puesto que las experiencias digitales no son cerradas, sino que se expresan de forma abierta, cambiante, y requieren de una actitud competente para poder ser ejecutadas.

Aprendizaje Digital

No tenemos una definición exacta o de manual sobre lo que significa el aprendizaje digital. Puede que hace unos años sí, ya que distinguíamos entre aquellas personas que habían tenido que aprender de la tecnología, y la tecnología en sí misma, y aquellas otras que estaban viéndola crecer paralelamente a su propio desarrollo, es decir, aprendiendo con la tecnología. Esta matización era mucho más evidente hace unos años, pues existían grandes diferencias entre ambos grupos de personas (llamados inmigrantes o nativos digitales, respectivamente).

Podíamos decir que el término de aprendizaje digital antes lo interpretábamos como un proceso gracias al cual un individuo podía hacer frente a una serie de trabajos, retos o situaciones mediante medios digitales y tecnológicos, o sumido en ellos. O, más bien, el proceso enfocado al aprendizaje de los medios digitales, en cuanto a su uso, funcionamiento, posibilidades, limitaciones, etc.

En el momento en que una persona se sumía en la realización de tareas en entornos digitales, o debía formarse en técnicas y procedimientos digitales para poder manejar los medios previo a la consecución de sus tareas, estábamos considerando que lo que acontecía era un aprendizaje digital.

Ahora, el concepto de aprendizaje digital obviamente abarca mucho más cuando nos detenemos a considerarlo. Ya no es solamente un proceso instructivo para que una persona pueda manejarse en entornos digitales, sino que es una forma innata de aprendizaje, una nueva forma de evolución humana, una condición para ser un ciudadano completamente competente en sociedad. El aprendizaje digital de nuestros días no es más que aprender gracias a los contenidos digitales a los que podemos tener acceso, siendo un proceso que, evidentemente, está en constante transformación.

Todo esto nos lleva a considerar que el concepto de aprendizaje digital encierra dos vertientes que debemos analizar para disociar y centrarnos en una u otra. Estas vertientes consideramos que son:

  • El aprendizaje digital visto como un proceso, una instrucción y una necesidad
  • El aprendizaje digital visto como un mecanismo de aprendizaje en sí mismo

Aprendizaje Digital como proceso

El aprendizaje digital visto como proceso se refiere a todas las acciones que es preciso desarrollar para “aprender lo digital”, en términos de instrucción. Podemos compararlo al proceso de aprendizaje de una disciplina.

Por ejemplo, para saber Historia del Arte, tendremos que estudiar los periodos artísticos, las obras más importantes de cada uno de ellos y los artistas principales. Tendremos que adquirir conocimientos sobre arquitectura, pintura, escultura… y conseguir identificar obras, ubicarlas temporalmente, detallar movimientos artísticos, etcétera.

En lo que se refiere al aprendizaje digital tenemos que hacer algo parecido. Es cierto que no existe una única disciplina dedicada a lo “digital”; no obstante, sí sabemos que dentro de lo que podemos considerar “aprendizaje digital” existen unos “mínimos” que manejar, una serie de conocimientos básicos que permitan al individuo aportar las respuestas necesarias que se le exige en una sociedad digital. Estamos hablando de tener conocimientos sobre navegación web, sistemas informáticos habituales, uso de aplicaciones móviles, búsqueda de información en Internet, gestión de medios de comunicación y redes sociales o creación de contenidos multimedia, por ejemplo.

Aprendizaje Digital como mecanismo

En cambio, el aprendizaje digital visto como un mecanismo se refiere a una nueva forma de aprender, a la forma de aprender de estos días, en donde los medios digitales y las nuevas tecnologías lo inundan todo. Ya no se habla de aprender qué es lo digital y saber manejarse con ello, sino en aprender a través de lo digital, por eso ha pasado de ser un proceso a ser un mecanismo.

Sería una forma de aprender integrada en el conocido “aprendizaje conectado”, estudiado bajo la conocida teoría conectivista.

Teoría Conectivista

Se trata de una nueva teoría para la era digital promovida por Stephen Downes y George Siemens, que trata de explicar cómo el aprendizaje, en un mundo digital como el nuestro, está en rápida y constante evolución.

Según Siemens (2004), en la era digital el aprendizaje ya no es una actividad individualista, pues el conocimiento se distribuye a través de las redes y todo el que quiera tiene acceso a él, incluso de forma conjunta. En la sociedad digital, las conexiones y las conectividades dentro de las redes conducen al aprendizaje.

En definitiva, la teoría del aprendizaje conectado intenta explicar cómo aprendemos en contacto con Internet y la redes sociales.

Pero no debemos confundir la teoría conectivista, y lo que ella implica, con el propio aprendizaje digital (el aprendizaje digital como mecanismo estaría integrado en esta teoría).

La teoría conectivista intenta explicar cómo aprendemos en una sociedad conectada y basada casi en su totalidad en la red e Internet, pero el aprendizaje digital es el propio mecanismo de aprendizaje.

Lo “digital” es nuestra llave para el conocimiento. Si tengo una duda, busco la solución en la red; cuando aprendo, comparto online mi descubrimiento; cuando me enseñan, se apoyan en los medios digitales para explicarme conceptos, etc.

El aprendizaje digital como mecanismo, hoy día, es tan importante como los aprendizajes matemáticos o lingüísticos. A medida que el aprendizaje se centre cada vez más en el estudiante, seguirán creciendo una serie de tendencias en la educación digital (Tourón, 2015).

El aprendizaje digital en la escuela

Los cambios que está experimentando la sociedad en las últimas décadas vienen, en su mayor parte, condicionados por los cambios digitales. En una sociedad en la que nos rodea la tecnología digital para casi prácticamente todas nuestras actividades, es necesario reconocer la importancia de conocer, evidenciar y evaluar la formación en Competencias Digitales de la ciudadanía, pero en especial de la formación de los docentes, asumiéndolos como uno de los principales agentes del cambio, necesarios para afrontar con éxito el desafío de la escuela del siglo XXI.

Igualmente, tenemos que plantearemos cómo trabajar en la escuela digital, pues si tenemos claras las metas educativas, veremos que no se trata de trabajar sólo con la tecnología (tableta, PDI, ordenador, libro digital…), sino reformular a nivel organizativo nuestra escuela, además de buscar cambios sustanciales en las formas de pensar, cambios en las metodologías empleadas, sustitución de recursos por otros más efectivos… todo lo que nos lleve a adaptarnos mejor a este nuevo espacio social digital.

En esta sociedad digital el docente necesita saber localizar, evaluar, crear y compartir nueva información y conocer el manejo de las herramientas que necesitará para hacerlo. Pero, además, debe saber proponer tareas en entornos digitales.  Trabajar y enseñar con aplicaciones en la nube, redes sociales, crear contenidos digitales, publicar y compartir contenidos, estar al día de las herramientas de seguridad existentes en la red… 

La adquisición de todas estas habilidades es necesaria para desempeñar su labor como docente del siglo XXI, lo que va a desencadenar una también necesaria reformulación de la práctica pedagógica que dé un mayor protagonismo a la colaboración entre iguales, a la participación activa de los alumnos en su propio proceso de aprendizaje y al incremento de los procesos de individualización mediante un mayor fomento de la creatividad y de la autonomía.

Bibliografía

  • MECD, 2011. El Aprendizaje Permanente en España.
  • MECD, 2014. Plan Estratégico de Aprendizaje a lo Largo de la Vida.
  • Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE)
  • Recomendación del Parlamento Europeo y del Congreso de 18 de diciembre de 2006
    sobre las competencias clave para el aprendizaje permanente. Diario Oficial de la Unión Europea. (2006/962/CE)
  • Siemens, G. (2004). A learning theory for the digital age. Recuperado de: http://www.elearnspace.org/Articles/connectivism.htm
  • Tourón, J. (2015). ¿Qué dice la investigación sobre el aprendizaje online? Hacia un modelo de aprendizaje online [Mnesaje en un blog]. Blog de Javier Tourón. Recuperado de https://www.javiertouron.es/que-dice-la-investigacion-sobre-la/

Cómo citar este artículo:

Equipo Pedagógico de Campuseducacion.com (2020). Aprendizaje Digital. El aprendizaje permanente de la sociedad en red [Mensaje en un blog]. Blog de Campuseducacion.com. Recuperado de https://www.campuseducacion.com/blog/recursos/articulos-campuseducacion/aprendizaje-digital/

Fórmate en Aprendizaje Digital

En Campuseducacion.com encontrarás un amplio catálogo de cursos online para Oposiciones, válidos en todas las Comunidades Autónomas y homologados por la UCJC.

Te recomendamos los siguientes cursos para formarte en competencias digitales desde una nueva orientación y concepción pedagógica:

Cursos Homologados Online para Oposiciones de Maestros y Profesores