Resumen: El aprendizaje basado en proyectos (ABP) es una metodología con grandes posibilidades y beneficios que puede aplicarse tanto en entornos de educación presencial como virtual y a distancia. En este trabajo reflexionaremos sobre las posibilidades del ABP adaptado a las nuevas circunstancias ocasionadas por la situación de crisis sanitaria debida al covid19, concretando su desarrolla al área de Matemáticas.

 

Palabras clave: Aprendizaje basado en proyectos; Educación online; Educación a distancia; Matemáticas; Covid19; Implicación familiar; Metodologías activas.

 

Abstract:Project-based learning (PBL) is a methodology with great opportunities and benefits that may be applied both in on-premises education and remote learning. On this paper, we will reflect upon those opportunities provided by PBL, adapted to the new circumstances caused by the COVID-19 crisis, specifically developing it to the Math area.

 

Keywords: Project-based learning; Online education; Remote learning; Mathematics; COVID-19; Family involvement; Active methodologies

APRENDIZAJE BASADO EN PROYECTOS

Uno de los objetivos principales del proceso de aprendizaje es formar personas capaces de interpretar los fenómenos y los acontecimientos que ocurren a su alrededor, y para ello es cada vez más necesario presentar nuevas alternativas y metodologías innovadoras con respecto al proceso de enseñanza y aprendizaje. Es importante que los estudiantes sean capaces de identificar las dificultades y los errores que cometen durante este proceso, con la finalidad de poder superarlos de una manera más sencilla y proactiva.

Por otro lado, estas diferentes metodologías innovadoras, por si solas, no nos valdrían, ya que el docente debe saber aplicarlas de la mejor manera posible a su área de estudio o materia, así como a los distintos contextos del aula en los que pueda encontrarse dicho docente.

Aprendizaje Basado en Proyectos #CedRevistaDigitalDocente Clic para tuitear

En el presente artículo veremos un modelo de metodología didáctica llamada aprendizaje basado en proyectos o ABP, que permite a los alumnos involucrarse y hacerlos protagonistas de su propio aprendizaje, alejándonos de la estructura clásica de un aula y de su sistema de evaluación, analizando las diferencias entre este aprendizaje y el tradicional.


A su vez, y basándonos en dicha metodología, propondremos la idea de un Proyecto donde pueda aplicarse el ABP dentro del área de las Matemáticas en las que podamos involucrar a las familias en el proceso educativo del estudiante y ayudando a mejorar esta relación, y adaptaremos esta metodología al contexto de pandemia actual en el que nos encontramos por la covid19.

El ABP como recurso

El aprendizaje basado en proyectos se ha convertido en una de las metodologías activas más eficaz y más extendida en nuestro sistema educativo, ya que es un método de enseñanza y aprendizaje centrado en el estudiante y en el que éste adquiere conocimientos, habilidades y actitudes a través de situaciones de la vida. Los alumnos llevan a cabo un proceso de investigación y de creación que culmina con la respuesta a una pregunta, la resolución de un problema o la creación de un producto.

Con este método, el objetivo del proyecto deja de ser lo único importante y junto a él se presta atención al proceso de aprendizaje y a la profundización en la temática propuesta llevada a cabo por los alumnos y alumnas, así como al desarrollo de las competencias clave.

Diferencias con el aprendizaje tradicional

Si queremos aplicar la metodología sustentada en aprendizaje basado en proyectos (ABP), primero es necesario que conozcamos la diferencia que hay entre éste y el aprendizaje tradicional (AT):

Papel del docente: En el AT, el docente asume el rol de experto y su función es transmitir la información al alumnado, mientras que en el ABP el docente tiene el rol de tutor, guía, mentor o asesor, y los alumnos se responsabilizan de su aprendizaje.

 

Organización de contenidos: En el AT el docente organiza los contenidos en exposiciones, haciendo que los estudiantes se conviertan en receptores pasivos. En cambio, en el ABP, el docente diseña sus clases en base a problemas abiertos y busca mejorar la iniciativa y la motivación de los alumnos.

 

Papel del alumno: En el AT el alumnado trabaja individualmente y su única función es absorber, transcribir, memorizar y repetir la información. Por otro lado, en el ABP los alumnos y alumnas forman pequeños grupos de trabajo, participan en la resolución de problemas, identifican necesidades de aprendizaje, investigan y aprenden.

 

Evaluación: Por último, en el AT los estudiantes buscan la respuesta correcta para tener éxito en un examen, siendo éste incremental y el docente es el único evaluador. En contra, en el ABP el docente evita la respuesta correcta y ayuda a los alumnos y alumnas a formular sus preguntas, expresar problemas, explorar alternativas y tomar decisiones efectivas. Además, es el alumnado quien evalúa su propio proceso y trabajo, así como el de los demás miembros del equipo o el de todo el grupo, y en este caso el docente implementa una evaluación integral en la que es importante tanto el proceso como el resultado.


En definitiva, si nos fijamos en el AT se expone lo que el alumno y la alumna debe saber, después el alumnado aprende la información y finalmente se presenta un problema para aplicar lo aprendido. En cambio, en el ABP primero se presenta el problema, se identifican las necesidades de aprendizaje, se localiza la información necesaria, y se resuelve el problema o se identifican problemas nuevos, para finalmente repetir el ciclo.

Elementos esenciales en el ABP

Ahora que ya tenemos claras las diferencias que hay entre el aprendizaje tradicional y el aprendizaje basado en proyectos, vamos a describir los elementos esenciales que debe incluir un buen a ABP:

  1. Contenido significativo: El profesor debe planificar el proyecto de forma que se centre en los estándares del currículo y los alumnos y alumnas lo encuentren cercano a su entorno e interés.
  2. Necesidad de saber: Podemos plantear a los estudiantes una idea, describir la tarea a realizar, dar instrucciones y recursos, o podemos empezar con un golpe de efecto, como por ejemplo un vídeo o un artículo, con el fin de que éste active a la clase en un debate o una discusión.
  3. Pregunta que dirija la investigación: Se debe plantear una pregunta que sea proactiva, abierta, compleja y unida al núcleo de lo que el docente quiere que sus estudiantes aprendan.
  4. Voz y voto para el alumnado: Una vez captado el interés de los estudiantes, el docente plantea las actividades a realizar, que podría ser un informe personal con una representación que apoye en formato multimedia y un producto final elaborado en equipos, elegidos por los propios alumnos, y de forma heterogénea. En este caso es importante saber que el alumnado debe tener capacidad de elección dentro de un proyecto, por lo que hay que hacerlos partícipes y responsables, pero siempre dentro de los tiempos que el docente plantee.
  5. Competencias digitales: Estas competencias se plasman en las herramientas del Siglo XXI y pueden usarse en un aula, y con las que previamente los alumnos y alumnas tienen un cierto bagaje en cuando elaboración de vídeos, exposición de presentaciones o creación de blogs, entre otros. En definitiva, un buen proyecto debería de dar los estudiantes la posibilidad de practicar, y así aprender o mejorar, las competencias demandadas en nuestros tiempos, y que son las siguientes:
    • Expresión del pensamiento crítico.
    • Comunicación efectiva.

    • Uso de las tecnologías TIC.
    • Trabajo en equipo o cooperativo.
  1. Investigación e innovación: Es fundamental la creación de un buen ambiente en clase que anime a los estudiantes a añadir nuevas preguntas, hacer hipótesis y a estar abiertos a nuevas perspectivas. En la verdadera investigación, los alumnos deben seguir un hilo conductor que los lleve a más preguntas, a la búsqueda de nuevos recursos y, finalmente, a sus conclusiones e ideas propias sobre cómo resolver el problema.
  2. Evaluación, realimentación y revisión: Mientras los alumnos desarrollan sus productos, el docente debe estar detrás mientras supervisa borradores, comprueba las fuentes utilizadas por los estudiantes y monitoriza el avance. Además, debe promover y dirigir la crítica constructiva entre el alumnado, ya que estos deben aprender que el trabajo de calidad en el mundo real no sale a la primera, sino que es fruto de una continua revisión.
  3. Presentación de un producto final: Para los alumnos tiene infinitamente más sentido trabajar para una audiencia real, que para el profesor o para el examen. Por ello, los resultados del proyecto deben exhibirse ante otras clases, ante los padres y madres, ante los colectivos relacionados o virtualmente, ya que esto permitirá que los estudiantes reflexionen sobre el trabajo y sobre lo que han aprendido, consiguiendo también que el propio alumnado sienta el orgullo del trabajo bien hecho.

El ABP en el contexto de la situación covid19

Los centros educativos han sido sometidos en los últimos tiempos a una prueba de cambio y adaptación debido al contexto de pandemia actual provocada por la Covid19, debiendo de hacer un traslado de forma remota de toda actividad educativa.

Para garantizar buenos resultados, a parte de los medios de los que disponga el centro educativo, afectan otros factores como las competencias digitales del docente que impartirá la materia, la materia en sí, los alumnos y su entorno personal, o el nivel educativo en el que se aplicará la metodología.

Como vemos, para usar esta metodología de forma remota, es fundamental el uso de los recursos tecnológicos TIC de los que están dotados las aulas y centros, así como de los que disponga el estudiante en sus casas o residencias habituales.

Por otro lado, nosotros como docentes, debemos saber adaptar las metodologías a los diferentes contextos que vayan surgiendo o puedan aparecer, de forma que podamos así sacarle el mayor partido a las mismas, por consiguiente, en las condiciones actuales de pandemia mundial que nos encontramos por la covid19, como docentes debemos adaptar esta metodología a este contexto.


Otro aspecto importante en la formación de tipo online es la imperiosa necesidad de que el estudiante sea autónomo, siendo capaz de hacerse cargo de su propio aprendizaje. Por este motivo, aplicar la metodología de aprendizaje basado en proyectos es una elección más que correcta durante la covid19, ya que los alumnos y alumnas no solo pude hacerse cargo de su propio aprendizaje, si no que pueden apoyarse y ayudarse mutuamente dentro del mismo grupo de trabajo o entre grupos, en busca del objetivo común.

Analizando los recursos TIC que hoy en día están en prácticamente cualquier aula, encontramos:

  • Tecnologías de índole audiovisual: Proyectores, pizarras digitales, ordenadores, Internet, audiolibros, libros electrónicos, vídeos tutoriales, televisión, revistas, radio…
  • Tecnologías de índole informático: Diferentes softwares, programas de ediciones de texto, Internet…
  • Tecnologías de índole telemático: Foros, Kahoot, Blogs, WebQuest, Apps, aulas interactivas, herramientas de videollamadas en grupo…

Haciendo uso de estos recursos tecnológicos de fácil acceso y de forma combinada, se puede aplicar esta metodología a distancia sin mayor problema, ya que, por ejemplo, el docente puede crear un aula virtual donde dar sus sesiones mediante videollamadas grupales con los estudiantes y ahí exponer su Proyecto lo mismo que lo haría en un aula convencional y creando los grupos, pudiendo los alumnas y alumnas participar sin problemas.

Después, dentro de la misma videollamada, estos recursos tienen la opción de crear salas privadas, donde cada grupo puede trabajar su proyecto en privado, y el docente puede pasarse de sala en sala para comprobar el progreso y solucionar posibles dudas.

Además de la forma de trabajar esta metodología de forma remota, a la vez que cada estudiante trabajar en grupo en su sala privada, pueden acceder a prácticamente todas las demás herramientas tecnológicas a la vez que hacen el Proyecto, lo que puede facilitarles el aprendizaje autónomo.

Finalmente, y como vimos anteriormente en la explicación del aprendizaje basado en proyectos, una vez completado dicho proyecto y cumplido los objetivos marcados entre docente y alumnado, estos tienen que presentar los resultados obtenidos, y pueden hacerlo fácilmente a través de estas herramientas mediante videollamadas, pudiendo invitar sin mayor dificultad a otros docentes, familiares o personas relacionadas con el proyecto en sí.

ABP para Matemáticas


Una vez que conocemos las bases del aprendizaje basado en proyectos, analizaremos esta metodología en el campo de las Matemáticas, donde los alumnos pueden ver esta asignatura no como una materia más, si no como algo fundamental como aprendizaje para la vida cotidiana, relacionando las Matemáticas con supuestos reales en los que se pueden ver involucrados en su día a día,  haciendo de la asignatura más entretenida y comprobando aplicaciones reales, y no una materia dura y basada en libros de texto.

Actualmente es de vital importancia crear una buena relación y comunicación entre la familia y los centros educativos, buscando el objetivo de fomentar la participación de los padres, madres y familia en el proceso educativo de sus hijos e hijas, así como en la organización y funcionamiento del mismo centro.

Desde los centros educativos se debe considerar como valiosa la información que los padres, madres y familia pueden aportar al mismo centro, ya sea a los tutores y tutoras, orientadores o demás docentes sobre sus hijos, y es la labor del profesorado concienciar a estas familias que son protagonistas en la labor educativa de los estudiantes para obtener una buena predisposición en la colaboración con el centro educativo y que no es solo labor de los docentes, ya que la familia es la primera institución social con la que entra en contacto cualquier ser humano y de la que adquiere directamente las normas y valores sociales.

En cuanto al concepto de familia, podemos comprobar que éste ha cambiado en los últimos años, alejándose hoy en día de la “familia tradicional” tal y como la conocíamos en décadas anteriores.

Partiendo de esta premisa, y para fomentar dicha participación y colaboración de las familias, vamos a presentar un Proyecto de Colaboración desde el área de las Matemáticas que llamaremos Compartir las Matemáticas con la Familia, donde plantearemos actividades cotidianas en las que necesitamos utilizar las Matemáticas.

Como hemos visto anteriormente, el concepto de familia es hoy en día muy diferente, y no todas las familias tienen el mismo número de miembros o no disponen del mismo tiempo libre, por lo que en dicho proyecto se plantearán dos actividades a elegir por cada familia y/o alumno, para intentar englobar a todos y que ningún estudiante se pueda quedar sin participar.

Comprando en familia: En un supermercado local se habilitará un rincón con diferentes misiones o actividades que resolver, como por ejemplo preparar pedidos para un cliente, a partir de una lista de la compra hacer la misma y pagar en caja, proponer una cantidad de dinero concreta y a partir de ésta programar las comidas de un día entero (desayuno, comida, merienda y cena), proporcionarles una lista de la compra y que lo ordenen de mayor peso a menor y de más caro a más barato…

Con esta actividad tenemos como objetivo que los alumnos se familiaricen con los alimentos, las formas de pago y compra y con el uso de las Matemáticas en la vida cotidiana; utilizar distintas unidades de medida (gramos, kilogramos, euros y céntimos); usar las operaciones básicas de las Matemáticas (suma, resta, multiplicación y división); y fomentar la cooperación, colaboración con las familias y la lecto-escritura de los alumnos.

Esta actividad se programará de forma que cada día le toque, como mucho, a dos estudiantes realizarla con sus familias, y una vez acabada, se realizará en clase un debate grupal donde cada alumno y alumna expondrá su estrategia de resolución de la misma, fomentando la participación en la clase para que el estudiante que quiera pueda dar sus propias ideas de como hubiera resuelto la misma actividad, o como ellos mismos la han resuelto.

Cocinando en familia: En relación con la actividad anterior, y para las familias o grupo de trabajo que no puedan realizarla por el motivo que sea, se le presenta otra actividad que puedan realizar sin salir de casa.

La idea de esta actividad es cocinar juntos, ya sea preparando el menú de un día concreto para toda la familia elegir por el propio alumno o familia, o un menú diseñado por el docente.


Con esta actividad tenemos como objetivo, a parte de los vistos en la actividad anterior y el fomento de las Matemáticas en la vida cotidiana como practicar aritmética y habilidades de medición, al contar el cantidades o medir la cantidad de un líquido que se necesita en la receta, las familias también pueden usar estrategias culturales y sociales que puedan ayudar en la educación de sus hijos e hijas, incluyendo el fomento al trabajo en grupo y en familia, el buen comportamiento y el respeto hacia adultos y superiores.

Al contrario que la actividad anterior, esta se programará de forma que no importe el número de alumnos que la realicen el mismo día, pero si organizando los días que cada alumno expondrá su experiencia en clase, para que cada familia tenga tiempo de organizarse en casa.

Lo mismo que en la actividad anterior, una vez acabada se realizará en clase un debate grupal donde cada alumno expondrá su estrategia de resolución de la misma, fomentando la participación en la clase para que el estudiante que quiera pueda dar sus propias ideas de como hubiera resuelto la misma actividad, o como ellos mismos la han resuelto.

Es indudable la importancia que tiene el docente en el proceso de aprendizaje y enseñanza, ya que convive con un continuo cambio y tiene que adaptarse a las circunstancias del aula, del centro, del alumnado y del entorno social, y para ello tiene que amoldarse y apoyarse en recursos TIC, ya que son una herramienta indispensable sin los cuales el docente no podría llevar a cabo su buena labor, y con la que se pueden cumplir distintas competencias por parte de los alumnos.

Por otro lado, es indispensable una correcta elección de metodología para explicar una Unidad o materia concreta, y en este pretexto la metodología aprendizaje basado en proyectos o ABP nos facilita esta labor, ya que es una metodología con multitud de aplicaciones y que se puede adaptar a prácticamente todas las áreas de estudio y materias.

Por último, comprobamos la importancia que tiene alejarnos adecuadamente de una metodología de aprendizaje tradicional, para así adaptar el método de enseñanza a los tiempos que corren, fomentando valores y competencias para el alumnado, y haciendo que los alumnos y alumnas se sientan más atraídos por la materia y evitando las típicas dificultades que puedan aparecer en la comprensión de los conceptos en cuestión, sin olvidarnos de que ayuda a la cooperación.

Te puede interesar…

Amplia tu formación

Si quieres profundizar más en modelos pedagógicos y metodologías didácticas, Campuseducacion.com dispone de un amplio catálogo de cursos homologados para Oposiciones:

Válidos en todas las Comunidades Autónomas y homologados por la Universidad Camilo José Cela, para OPOSICIONES y CONCURSO GENERAL DE TRASLADOS.

¡Consigue con los cursos homologados de Campuseducacion.com 2 PUNTOS EXTRA en el baremo de méritos para las Oposiciones!

2 puntos para baremo con Campuseducacion.com

Publica con nosotros

¿Quieres convertirte en autor de Campus Educación Revista Digital Docente y ganar puntos para las Oposiciones de Maestros y Profesores?

Gracias a Campuseducacion.com y su revista educativa, todos los profesionales educativos tienen la oportunidad de publicar artículos científicos y didácticos de forma totalmente gratuita, contribuyendo así la divulgación del quehacer profesional docente y al avance de las ciencias de la información.

Además, los autores de Campus Educación Revista Digital Docente que así lo deseen podrán obtener un certificado de autoría con el que poder sumar puntos en diferentes procesos selectivos y baremos de méritos, como las oposiciones docentes o el concurso general de traslados. 

Puedes conseguir 4 certificaciones en Campus Educación Revista Digital Docente si te matriculas en tres o más cursos homologados para oposiciones o concurso general de traslados en Campuseducacion.com




Cursos Homologados para Oposiciones de Educación

< Artículo anterior¿Conoces nuestro canal de Telegram? Únete ya
Artículo siguiente >Oposiciones 2022 Canarias: PUBLICADA CONVOCATORIA
Juan Manuel es graduado en Ingeniería Mecánica, con mención en Ingeniería, en Industria Conectada y en Fabricación Mecánica. También es Máster en Energías Renovables y en Formación del Profesorado, en la especialidad de Matemáticas (Villargordo, Jaén).