Proyectos de Arte Urbano como recurso motivador

Enseñanza-Aprendizaje De Las Artes Plásticas Basado En Proyectos Colaborativos

231

Resumen: la intención de este artículo es mostrar una propuesta metodológica basada en

proyectos colaborativos de arte urbano, con el fin de mejorar la motivación del alumnado en el ámbito de la educación de las artes plásticas, concretamente durante la etapa de Educación Secundaria Obligatoria.

 

Palabras clave: Artes plásticas; motivación; arte urbano; proyectos colaborativos; educación secundaria.

 

Abstract: This article aims to present a methodological proposal based on collaborative

urban art projects, in order to improve the motivation of students in the field of plastic arts
education, especially during the Secondary Education.

Keywords: Plastic arts; motivation; urban art; collaborative projects; secondary education.

PROYECTOS DE ARTE URBANO COMO RECURSO MOTIVADOR

Es habitual encontrarse en las aulas de ESO con la falta de motivación e interés por parte del alumnado hacia los contenidos curriculares y la realización de las tareas planteadas. Esta falta de motivación, y más concretamente en la asignatura de Educación Plástica, puede ser en algunos casos, debida a la percepción de poca utilidad de los contenidos, donde los alumnos no encuentran una aplicación en la vida real de lo aprendido en clase.

La idea de la presente propuesta metodológica se centra en transmitir los contenidos
curriculares a través de proyectos de arte urbano, con una aplicación práctica, de manera colaborativa con entidades públicas, asociaciones o particulares. De este modo, los estudiantes sentirán que toman un papel importante para con la sociedad, lo que incrementaría su motivación hacia los proyectos debido a la responsabilidad que adoptarían.


Proyectos de Arte Urbano como recurso motivador #CEdRevistaDigitalDocente Clic para tuitear

La Motivación en la Educación Artística

Son muchos los programas que podemos encontrar en la literatura científica para mejorar la motivación en el aula, que abarcan desde el entrenamiento en áreas concretas (como el cambio atribucional o el desarrollo de la motivación de logro) hasta programas más amplios con recomendaciones generales. Sampascual (2007), en este sentido, propone una serie de estrategias basadas en los trabajos de numerosos autores para despertar en el alumno el deseo de aprender.

Sin embargo, los estudios realizados acerca de la motivación en el ámbito de la Educación Artística son escasos, incluso más si se compara con las investigaciones acerca de este aspecto en otras áreas educativas. Quizá por el hecho de que se presupone que ya existe una cierta motivación hacia dicha materia, si bien es cierto que en los últimos tiempos ésta se encuentra mermada en parte por la situación de desconsideración social y de desamparo legislativo que sufre hoy la asignatura. Para Agirre (2005), la sociedad no concede el suficiente valor cognitivo al conocimiento artístico.

Es conveniente mostrar las diferencias que existen entre la motivación en el ámbito artístico dentro de un contexto educativo y en un contexto de creación libre y personal. En la acción artística personal, la práctica del arte se lleva a cabo delimitada por las limitaciones naturales de la persona y sus motivaciones pueden ser diferentes: necesidad de crear, fines terapéuticos, mejora de la técnica, motivos económicos, etc. Sin embargo, en el desarrollo de las artes en el contexto educativo, la motivación es un aspecto con el que el profesor debe trabajar para conseguir los mejores resultados en los alumnos, siempre dentro del contexto curricular, definido por los objetivos y los contenidos adecuados a cada edad y situaciones de los alumnos. (López-Manrique, I., San Pedro-Velero, J.C., Gónzalez-Gónzalez de Mesa, C., 2014).

Respecto a la importancia que tiene la motivación en el ámbito de la Educación Plástica,
González y Maeso (2005) afirman que todo docente de artes plásticas debería conocer distintas estrategias de motivación hacia el alumnado, ya que gracias a la oportuna estimulación, se incrementará el interés de éstos hacia la asignatura, se conseguirá una mayor implicación en el proceso de aprendizaje y se obtendrá un conocimiento artístico mayor así como unos mejores resultados, resultando las tareas más satisfactorias para todos.

López Salas destaca las posibles motivaciones que se pueden obtener en el proceso de
creación artística en el ámbito educativo. La primera de ellas sería la interna, florecida por
el goce estético y la satisfacción que produce el proceso creativo en el individuo, sin tener en cuenta los objetivos ni el resultado final de la obra.

Así, estaríamos hablando de una motivación intrínseca que puede venir gracias al tema o naturaleza de la tarea, a la observación de distintas obras artísticas, a la práctica con nuevas técnicas, a la adquisición de nuevos conocimientos teóricos, etc. (López, 1999).
La otra motivación que añade López, es una motivación extrínseca, dada por la adquisición de un premio, como puede ser el halago del docente o de su entorno ante la creación realizada. Por tanto, se considera que en la creación artística existe tanto una motivación intrínseca como extrínseca.

Marcos Tello (1992), dentro de su estudio acerca de la motivación en adolescentes en la
Expresión Artística, señala la necesidad en los alumnos de ser escuchados y la importancia de desarrollar comentarios acerca de los proyectos entre todos los alumnos del grupo. Según la autora, la expresión artística ya incluye refuerzos positivos en sí misma. Por ejemplo, señala el proceso como estímulo, como un encuentro placentero. También señala que los refuerzos se pueden encontrar en la obra terminada, tras la comprensión del receptor, así como en la satisfacción propia del trabajo realizado. (cit. por López -Manrique et al., 2014)


Otro estudio que se ha realizado, es el llevado a cabo por Morales (2001) en estudiantes de
Educación Plástica y Visual en los cursos correspondientes a la Educación Secundaria
Obligatoria (ESO). En él, detecta que la motivación disminuía según se ascendía de curso e incrementaba para el género femenino. De este modo, las evaluaciones más altas se encontraban en las alumnas de primer curso de ESO y las más bajas en los alumnos de cuarto curso de ESO. Del mismo modo, estudió la competencia percibida de los estudiantes, encontrándose con el hecho de que según se incrementaba la edad, se manifestaba una autoevaluación más baja.

Eisner (2004), estableció un planteamiento general acerca de qué conocimientos y aptitudes necesitaban los docentes de artes para enseñar la materia adecuadamente, así como para motivar al alumno. Según el nivel cursado, estas recomendaciones generales que ofrece la autora serán matizadas.

Respecto a los adolescentes, Nuere (2011), considera que las características y conocimientos de partida del alumnado son muy variados, por lo que es importante saber qué es lo que les motiva.

En relación con esta propuesta, Torres y Juanola (1998) también señalan la importancia de la elección de un tema de interés en las actividades propuestas, teniendo en cuenta la edad y el nivel de conocimientos de los alumnos.

El Arte Urbano en la Enseñanza

Con el término de arte urbano, nos referimos al conjunto de las diferentes propuestas de
expresión artística que se han creado con la intención de ser ubicadas en un espacio
público. Este tipo de arte va mucho más allá de la búsqueda de la belleza y se convierte en un medio de expresión pensado para el lugar donde se encuentra ubicado, creando una relación con su entorno y las personas que lo habitan.

Desde diferentes ámbitos, se ubica el comienzo del arte urbano con la aparición del graffiti

durante los años sesenta y setenta en la ciudad de Nueva York. Este estilo fue tomando
protagonismo en sus calles y llevó a sus autores a crear su propio estilo, evolucionando hacia lo que podemos encontrar hoy en día en nuestras ciudades. Entre los artistas representativos de este movimiento destacan Blek Le Rat (1951), Keith Haring (1958-1990), Jean Michel Basquiat (1960- 1988), y Banksy (1974).

Hoy en día el arte urbano engloba una diversa variedad de técnicas, herramientas y formas de expresión que cada artista adapta a sus intereses, fomentando un movimiento artístico y cultural en auge. Según Abarca, el Street art o arte público es lo que sigue al movimiento grafitero, y éste tiene muy en cuenta al espectador, al cual provoca, invita, escandaliza y hace partícipe de un mensaje (cit. por Suárez, M. 2010).

Catzman y Flumian (2009) adoptan el término “intervenciones” para referirse a las acciones creadas como Street art, y las define como una nueva corriente que rompe con la visión convencional y otorga al receptor nuevas formas de percibir su entorno urbano.

En este aspecto, Mora (2009) considera que el arte urbano viene a formar parte también del movimiento conocido como Arte Público, siendo su ideólogo Siah Armajaní. Para este artista, el arte público no solo es el que se desarrolla en la calle, sino que se convierte en una experiencia urbana y en un compromiso con los demás. De este modo, el término público se refiere al acceso al arte por parte de toda la población, sin que éste se limite únicamente a los museos.

Del mismo modo que el uso del espacio público ha evolucionado, igualmente se han
transformado las diferentes formas de expresión dentro del arte público. Así, el arte en las
ciudades ha adquirido una mayor potencia como elemento cambiante y efímero. El arte
efímero, al convertirse en un medio de expresión de la sociedad actual, se ha visto ensalzado en muchos ejemplos considerados como arte urbano.

La curiosidad e interés que despiertan las obras y los autores de arte urbano se debe, por un lado, a su valor estético, así como a su ubicación en lugares que son accesibles para todos los ciudadanos dentro de las ciudades. Por este motivo, las obras efímeras comienzan a ser consideradas como nuevas herramientas de expresión y comunicación con diversos fines.

Las distintas formas de expresión que se engloban bajo el movimiento de arte urbano, se
pueden clasificar teniendo en cuenta diferentes criterios. Atendiendo a un método de
expresión plástico, podemos encontrar técnicas como el stencil, las pegatinas, el mosaico o

azulejo, los carteles, las instalaciones o el tricotado callejero. También se pueden clasificar
atendiendo al lenguaje corporal, donde encontramos diversas formas de expresión artísticas, como las performances y los flashmobs.

Gran parte de las prácticas actuales relacionadas con el término de arte público se vinculan al término de arte comunitario o arte de la comunidad, proveniente del término Community art. (Garrido, 2009). Si queremos profundizar en el origen del arte comunitario, relacionado con el arte público, hemos de remontarnos al final de los años sesenta y principios de los setenta.

En el cambiante ambiente cultural y artístico de esos años encontramos una vertiente artística definida por la evolución de las prácticas performativas, conceptuales, y del arte de acción hacia un activismo socio político (Felshin, 2001). Para David Harding, considerado como uno de los artistas comunitarios más influyentes de Gran Bretaña, la auto expresión, el individualismo, y el arte por el arte, empiezan a ser remplazadas por la colaboración, la relevancia social y el proceso y el contexto. (cit. por Garrido, 2009).

En este contexto, destaca el estudio de Arte y Entorno construido, proveniente de la
traducción “Art and the Built Environment” (ABE). Se trata de un proyecto llevado a cabo en Gran Bretaña, entre finales de los setenta y comienzos de los ochenta, en educación primaria y secundaria, que se ha convertido en una referencia mundial en el enfoque hacia el entorno en la educación artística.

El principal objetivo que tenía este estudio era el de explorar la relación entre la educación
ambiental y la educación artística, buscando lo que podían aportar a la experiencia del
entorno el arte y el diseño.

Adams (1989) resume esas aportaciones en tres acciones:

  • la mejora de la respuesta emocional respecto al lugar
  • el desarrollo de habilidades perceptivas y de crítica
  • el desarrollo de la capacidad para poder imaginar mejoras y cambios en el entorno

Según López (2015), la educación comunitaria a través de las artes, mediante el uso de prácticas artísticas participativas, “se convierte en una forma de creatividad al servicio de la comunidad, trabajando para la conformación de vínculos y espacios de encuentro creativo”.

Así, los conceptos de sostenibilidad y de participación han tomado un papel muy importante. Conseguir espacios y ciudades más sostenibles, así como desarrollar los mecanismos apropiados para ello, se han convertido actualmente en todo el mundo en los principales objetivos de los proyectos que aúnan diseño ambiental, arte, urbanismo, ecología y educación.

Neperud (1973), señalaba como una de las prioridades que debía haber en la educación artística, la educación del individuo con el fin de poder asumir un papel crítico activo en el entorno.

Con todo esto, se puede afirmar que la creación de proyectos de arte comunitario en el entorno escolar ayuda en la transmisión de nuevos valores y sentimientos diferentes a los que se pueden ver en un aula mientras que se aprenden nuevas formas de expresión artística.

Aproximación Metodológica

La metodología propuesta surge como necesidad de renovar los métodos de enseñanza
educativa, observada en las aulas de Educación Secundaria, a fin de solventar la falta de
motivación de los alumnos considerado como uno de los principales problemas que se detectan en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

La asignatura de Educación Plástica y Visual se enfrenta a varias dificultades a la hora de implantar innovaciones educativas, debido en gran medida a la falta de tiempo lectivo, que hace que sea muy complicado trabajar en profundidad los contenidos. Esto radica en una metodología de enseñanza muy superficial, donde los docentes no son capaces de profundizar sobre los conocimientos aprendidos. A esto se suma, en muchas ocasiones, un exceso de explicaciones teóricas por parte del profesor, más relacionadas con una metodología tradicional y, por tanto, poco motivadora para los alumnos de la actualidad.

Por todo ello, se proponen las siguientes orientaciones metodológicas a tener en cuenta:

  • Se diseñarán actividades de aprendizaje integradas, que permitan a los alumnos avanzar

    hacia los resultados de aprendizaje de más de una competencia al mismo tiempo.
  • Se secuenciará la enseñanza de tal modo que se parta de aprendizajes más simples para
    avanzar gradualmente hacia otros más complejos.
  • Se potenciarán metodologías activas y contextualizadas, que faciliten la participación e
    implicación del alumnado y la adquisición y uso de conocimientos en situaciones reales.
  • Los métodos docentes deberán favorecer en los alumnos la motivación, la curiosidad y
    la necesidad por adquirir conocimientos, destrezas, actitudes y valores.

Objetivos específicos

Una vez establecido el objetivo general, de intentar motivar al alumno de artes plásticas
mediante su implicación en proyectos de arte urbano, se desarrollan otros objetivos específicos que ayudan a la consecución del mismo.

  1. Uno de ellos es la apreciación de nuevas formas de expresión artística, relacionadas con el arte urbano, distintas de las empleadas normalmente en un taller de artes plásticas.
  2. Otro consiste en el aprendizaje del trabajo y la colaboración con diferentes organismos fuera del contexto escolar, de manera que adopten responsabilidad y sientan que toman un papel importante en la sociedad. En este sentido, también se intenta desarrollar y fomentar el trabajo en equipo con los proyectos grupales y colaborativos.
  3. Así mismo, otro objetivo es que aprendan a enfrentarse a restricciones y limitaciones propias de cualquier proyecto profesional, permitiéndoles así una aproximación al entorno laboral.
  4. Y, por último, al trabajar en el entorno público, se intenta que valoren el espacio urbano, así como su mobiliario y que reconozcan su potencial como medio de expresión y de comunicación.


Descripción del proyecto

Tras haber establecido la necesidad de introducir innovaciones metodológicas que mejoren y enriquezcan el proceso de enseñanza-aprendizaje en el ámbito de la enseñanza artística en las aulas de Educación Secundaria, este proyecto plantea una metodología apoyada en diferentes expresiones artísticas del arte urbano como medio para alcanzar una gran parte de los objetivos planteados para la asignatura de Educación Plástica, Visual y Audiovisual.

Dicha metodología pretende ser atractiva y motivadora para los alumnos, con el fin último de solventar, en la medida de lo posible, los problemas de falta de motivación detectados en las aulas de Educación Secundaria, así como los problemas de una metodología tradicional con escasa participación del alumno en su propio proceso de aprendizaje.

La propuesta de innovación de este proyecto se basa en diseñar actividades donde se combinen los contenidos establecidos en el currículo con una aplicación práctica fuera del centro educativo, en colaboración con otros organismos. De esta manera, se ayuda a que los alumnos adquieran una mayor responsabilidad y tomen protagonismo en el proceso de su propio aprendizaje, el cual percibirán como algo útil y suyo.

Las características fundamentales de esta metodología, que favorecen la motivación del
alumnado y su predisposición para adquirir nuevos conocimientos, son las siguientes:

  • Se basa en actividades que pueden resultar divertidas y estimulantes para los alumnos, aplicando nuevos soportes y técnicas diferentes a los normalmente usados en el taller de artes y experimentando nuevas formas de expresión artística.
  • Permite a los alumnos experimentar nuevos retos, enfrentándose a restricciones y limitaciones propias de un proyecto profesional, que hasta ahora no se había
    enfrentado.
  • La participación del alumnado en las actividades propuestas, hace que estos adquieran
    responsabilidad, aumentando así su implicación en las mismas con un papel activo en la construcción y autorregulación de su propio aprendizaje.
  • Ayuda a que los alumnos perciban la importancia de estas actividades, viendo la utilidad de las mismas y que participen en ellas sin considerarlas como una actividad impuesta.
    De este modo, se ayuda a eliminar el sentimiento de obligación, para facilitar así la
    motivación por aprender. Se consigue fomentar la motivación intrínseca, que es al final

    la que conseguirá verdaderos cambios en el proceso de enseñanza- aprendizaje.

Además de las características establecidas anteriormente para tratar de mejorar la motivación de los alumnos, esta propuesta está diseñada de manera que también se fomenten otros aspectos que influyen, tanto directamente como indirectamente, en el proceso de enseñanza-aprendizaje, como puede ser el aumento de la autoestima y la seguridad del alumno en sí mismo hacia las artes, la ampliación del conocimiento de diferentes formas de expresión artística y participar de manera constructiva en las actividades de la comunidad, entre otros. Todos estos aspectos contribuyen de forma eficiente a las siete competencias básicas, de acuerdo con la Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la Mejora de la Calidad Educativa.

Además, si se colabora de manera interdisciplinar con otros departamentos a la hora del diseño de la temática de las actividades, se refuerza el desarrollo de ciertas competencias básicas, como puede ser la competencia matemática y científica y la competencia en comunicación lingüística.

La aplicación de la presente propuesta metodológica está pensada para realizarse durante gran parte del curso adaptándose en la medida de lo posible al horario de la asignatura. Se trabajará gran parte del proceso de las actividades en el aula, desde la concepción de la idea a partir de briefings, como la puesta en común, así como la preparación del máximo material posible que facilite la ejecución final de las obras. De esta manera, y al ser proyectos grupales, no se requerirán muchas sesiones en el exterior para su aplicación en el entorno cercano.

Las actividades están diseñadas para trabajar varios contenidos a la vez y su realización se plantea en dos fases para la mayoría de ellas: una primera de manera individual seguida de otra grupal. De esta manera, se facilita la evaluación individual y que todos los alumnos participen de manera activa en el grupo.

Entre las principales actividades que se pueden llevar a cabo se encuentran las siguientes:

  • El Stencil o estarcido, que puede ser planteada como la primera de todas por ser una de sus técnicas más populares, así como de las más sencillas.
  • El Grafiti, de manera grupal, donde se comience a colaborar con agentes externos al
    centro, por ejemplo, con los dueños de comercios cercanos si la aplicación de los grafitis
    se plantea en las persianas de sus locales.
  • El Mural colectivo, en colaboración con cualquier organismo, entidad, asociación o

    comunidad de vecinos que quiera o permita que se lleve a cabo el mural en sus fachadas.
  • Las pegatinas, como exploración de otra variante dentro del arte urbano como es el
    sticker art, fomentando así el uso de las TIC y acercándoles al diseño gráfico.
  • La instalación artística, como última práctica propuesta, en la que se exploren otros
    medios de expresión dentro del arte urbano.

Se considera que este proyecto presenta las características necesarias para poder ser llevado a cabo en cualquier centro educativo debido a que se compone de actividades bastante flexibles, que se pueden adaptar a los diferentes grupos y situaciones que se presenten.
Sin embargo, nos podemos encontrar con diferentes limitaciones. Entre ellas podríamos
encontrarnos con la dificultad de encontrar colaboradores externos al contexto escolar o el
hecho de que a una gran parte del alumnado no le permitiesen salir del centro para la ejecución final de las obras. En este caso, se tendrían que adaptar las actividades para poder aplicarlas en las zonas comunes del centro, como pueden ser los pasillos, las puertas de las aulas, el patio, la fachada, etc.

A modo de conclusión, teniendo en cuenta la presente propuesta metodológica, son varias las virtudes o características destacables que podemos extraer de la misma. Uno de los principales puntos fuertes sería el sentido de utilidad que percibirían los alumnos de las actividades planteadas, incrementando así su motivación hacia la asignatura. Ésta también se ve reforzada por la temática del proyecto, que puede resultar de interés al alumno y se presenta como una alternativa diferente a las tareas a las que están acostumbrados a trabajar en el ámbito de la educación artística.

Otra virtud destacable es el fomento del trabajo en equipo y el de cooperación con otros organismos, que les dará la oportunidad de adoptar responsabilidades, que también se verá reflejado en un aumento de la motivación.

Por último, otra característica a destacar que se podría explotar con este proyecto sería el de conseguir un mayor respeto hacia el entorno urbano por parte de los adolescentes, dándoles la capacidad de verlo con otra mirada.

Te puede interesar…

Amplia tu formación


Consulta el catálogo de cursos homologados de Campuseducacion.com para completar tu baremo de cara a las próximas Oposiciones 2021, ¡y consigue hasta 2 PUNTOS EXTRA!

Publica con nosotros

Campus Educación Revista Digital Docente ofrece la posibilidad a la comunidad docente de publicar artículos científicos y didácticos de forma totalmente gratuita, permitiendo así la divulgación del quehacer profesional docente, con tribuyendo al avance de las ciencias de la información.

Los autores de Campus Educación Revista Digital Docente ven este medio un lugar ideal para la investigación pedagógica, a la vez que reciben un certificado de autoría que les puede ayudar a sumas puntos en diferentes procesos selectivos y baremos de méritos, como las oposiciones docentes o el concurso general de traslados. 

Ahora puedes conseguir 4 certificaciones gratuitas en Campus Educación Revista Digital Docente si te matriculas en tres o más cursos homologados para oposiciones o concurso general de traslados en Campuseducacion.com


Cursos Homologados para Oposiciones de Educación