Prevención de suicidios entre adolescentes

Propuesta de intervención educativa

121

Resumen: La Organización Mundial de la Salud considera el suicidio como el principal problema de salud pública en Europa, y, en España, los suicidios de menores de 25 años se han multiplicado por tres desde 1990. Ante esta situación, resulta necesario abordar este complejo problema desde la institución educativa, haciendo uso de metodologías innovadoras y recursos audiovisuales.

Palabras clave: Prevención; Suicidio; Intervención Educativa; Recursos Audiovisuales.

Abstract: The World Health Organization considers suicide as the main public health problem in Europe and, in Spain, children’s suicides under 25 have increased by a factor of three since 1990. Given this situation, it is necessary to approach this complex problem from the educational institution, employing innovative teaching methodologies and audiovisual resources.

Keywords: Suicide prevention; Suicide; Educational Intervention; Video resources.

PREVENCIÓN DE SUICIDIOS ENTRE ADOLESCENTES

Un problema de años

El suicidio ha sido una problemática presente en la sociedad occidental desde hace años. La Organización Mundial de la Salud (OMS, 1976) define el suicidio como “un acto con resultado letal, deliberadamente iniciado y realizado por el sujeto sabiendo o esperando su resultado letal”. Es decir, es un acto intencional, en el que la persona que lo lleva a cabo decide quitarse de manera deliberada la vida.



Ahora, si te matriculas de 4 Cursos Homologados te regalamos un Curso de Preparación de Inglés Online de British Council y Certificación GRATIS de hasta 4 artículos en nuestra revista

El suicidio ha sido un tema muy complejo por el gran impacto que tiene, tanto para el entorno directo del suicida, como para el entorno social. Es importante manejar con precisión la terminología relacionada con el mismo para no confundir elementos, sobre todo a la hora de acceder a datos y resultados de investigaciones.

Como indica el Ministerio de Sanidad, Políticas Sociales e Igualdad (2018) en su Guía de Práctica Clínica sobre la Depresión Mayor en la Infancia y la Adolescencia, otros conceptos importantes relacionados con el suicidio son:

  • Conductas autolesivas

Lesiones autoinfligidas que producen un daño corporal manifiesto sin llegar a comprometer la vida del paciente. Este comportamiento autolesivo consiste en infligirse el daño corporal sin intencionalidad suicida.

  • Amenazas o ideaciones suicidas

Se utiliza para definir aquellas expresiones manifiestas que indican a otros la intención de llevar a cabo un suicidio. Pueden ir acompañadas de acciones para iniciar el suicidio.

Algunas investigaciones muestran alta asociación entre conductas autolesivas e ideaciones suicidas. Como indican Kirchner, Ferrer, Forns y Zanini (2011) en un estudio sobre conducta autolesiva e ideaciones suicidas en estudiantes de secundaria, la gran mayoría de adolescentes que han pensado en suicidarse también han efectuado un acto autolítico o un intento de suicidio en algún momento. Por lo tanto, es importante prestar atención a estas primeras formas de aviso, que pueden desencadenar la conducta suicida.

Datos

Parece ser que el suicidio alcanza magnitudes mayores de las esperadas, siendo considerado como el mayor problema de salud pública de Europa (OMS, 2014), y en nuestro país el Instituto Nacional de Estadística (INE, 2018) lo sitúa entre las principales causas de muerte.

Concretamente, el suicidio adolescente, a nivel mundial, se sitúa como una de las tres causas de muerte más frecuentes entre los jóvenes de 15 a 24 años, mientras que en España es la tercera causa de muerte, siendo superado únicamente por los accidentes de tráfico y los tumores (INE, 2018).

Estrategias de prevención

Actualmente, existen teorías contrapuestas sobre cómo abordar el suicidio en la esfera pública, especialmente en lo relativo a los medios de comunicación. El sociólogo Philips (1974) bautizó como el “efecto Werther” a la conducta mimética que se da tras la sobreexposición a la información concerniente al suicidio de una persona famosa o personaje público y que desencadena la imitación del mismo.

Por otro lado, Niederkrotenthaler (2012) habla del “efecto Papageno”, basándose en la idea del impacto que puede provocar el estudio de casos reales de suicidio para evitar que otros sigan el mismo camino, teniendo así un efecto protector.

En esta línea giran las indicaciones establecidas por la OMS (2000) al afirmar que informar del suicidio de manera apropiada, exacta y potencialmente útil a través de medios de comunicación puede prevenir una trágica pérdida de vidas, y recoge una serie de indicaciones para que la transmisión de información en medios de comunicación juegue un papel preventivo, como presentar los datos solo en las páginas interiores, en el caso de los periódicos, proporcionar información sobre líneas de ayuda y recursos comunitarios y publicitar indicadores de riesgo y señales de advertencia.

prevención del suicidio entre adolescentes

En cuanto al ámbito de la salud mental, la mayoría de las asociaciones apuestan por romper tabúes y hablar del suicidio de forma explícita como una forma directa de prevenirlo. Es el caso de la International Association for Suicide Prevention (IASP), que lanzó en 2015 una campaña bajo el lema “Prevenir el Suicidio: Tender la mano y salvar vidas” (2015). En España, se dedicó el Día Mundial de la Salud Mental de 2019 a la prevención del suicidio, con una campaña lanzada por la Fundación Salud Mental España bajo el lema “conect@ con la vida”.

Por su parte, el Colegio Oficial de Psicólogos de España también apuesta por mantener esta línea de intervención.

El estigma en torno al suicidio entorpece la prevención al disuadir de buscar ayuda a muchas personas que piensan en quitarse la vida o han tratado de hacerlo. Por ello, es importante aumentar la sensibilidad de la comunidad y superar el tabú para que los países avancen en la prevención del suicidio (COP, 2018)

Todo parece indicar que la prevención más eficaz contra las actitudes sucidias es el abordaje directo del problema, superando el tabú y manejando herramientas diversas para poder hablar y reflexionar sobre ello.

La prevención desde la institución educativa

El papel de la escuela es fundamental para evitar el riesgo de suicidio. Igualmente, la función socializadora de la misma resulta muy beneficiosa para el desarrollo de labores de prevención, pudiendo enfocar el problema desde un pusto de vista social, además de puramente educativo.

El grupo juega un papel fundamental, tanto por su protagonismo en el proceso de enseñanza-aprendizaje como por el papel que el grupo de iguales juega en el periodo adolescente. Para el adolescente, la integración en el grupo de iguales es fundamental puesto que le aporta un sentimiento de pertenencia y una validación de su identidad (Musitu y Cava, 2003).

El grupo de iguales constituye un pilar fundamental en el adolescente, convirtiéndose en el contexto de socialización más influyente que desplaza a la familia como principal foco de apoyo (Oliva, Parra y Sánchez, 2002). No obstante, existe cierta controversia en cuanto al papel del grupo como factor de riesgo para conductas suicidas o como factor de protección.

Encontramos que el grupo puede ser desencadenante de conductas suicidas cuando en su seno se produce acoso o bullying, dando lugar al “bully-cidio” (Picazo-Zappino, 2014).

Olweus, precursor del concepto, definió el Bullying como un fenómeno de agresión intencional de uno o unos sobre otro u otros de forma reiterada y mantenida en el tiempo, en la que existe desequilibrio de poder entre quien agrede y quien es agredido (1993).

Vemos que el papel del grupo ha ido cobrando mayor importancia a medida que se estudia el fenómeno del bullying, incluyéndose ahora dicho papel en gran parte de los planes de prevención del acoso. Además, se ha observado que, cuando el grupo interviene para detener el acoso, este se detiene (Díaz-Aguado, Martínez y Martín, 2013).

El papel que el grupo puede jugar en una situación de acoso es ambivalente: como incitador, como observador o cómplice, o como protección. Esto podría ser extrapolable a cualquier tipo de conducta de riesgo, incluida la conducta suicida, muy relacionada en la adolescencia con situaciones de acoso (Picazo-Zappino, 2014).

De todas las conductas de riesgo que pueden incitar al suicidio a un adolescente, el bullying cobra especial relevancia precisamente por la implicación del grupo, y porque presenta una mayor posibilidad de intervención en el contexto educativo.

Se ha encontrado asociación entre las relaciones pobres con el grupo de iguales y la ideación suicida; también se ha encontrado asociación entre problemas en la relación con los iguales e intentos de suicidio (Ministerio de Sanidad, 2018). Por otro lado, son numerosas las investigaciones que relacionan una buena relación con los compañeros con una alta autoestima (Robinson, 1995), y un menor riesgo de tener problemas emocionales y de conducta (Oliva et al. 2002), siendo el grupo un factor de protección frente al suicidio.

Propuestas metodológicas de intervención

En base a lo expuesto, y como coinciden la gran mayoría de autores e instituciones autorizadas, a la hora de abordar la problemática deberemos hacer uso de estrategias metodológicas que favorezcan la interacción entre el grupo de iguales, y que permitan generar relaciones positivas.

Para aterrizar propuestas concretas que desarrollar en el aula se puede partir de la importancia del aprendizaje en grupo. Escogiendo metodologías que se fundamenten en la interacción entre iguales, la cooperación y el desarrollo colaborativo de diversas actividades encontramos un punto clave de prevención frente a actitudes desmotivadas, pesimistas o de baja autoestima que puedan degenerar en pensamientos suicidas. Tal es el caso del Aprendizaje Basado en Proyectos.

El Aprendizaje Basado en Proyectos (en adelante ABP) es una metodología didáctica en la que los alumnos, organizados por grupos, aprenden a través de su propia investigación los conceptos más importantes de la materia o el tema en el que se encuentran.

El ABP fomenta habilidades como el trabajo en grupo, el aprendizaje autónomo, la capacidad de autoevaluación, la planificación del tiempo y la expresión oral y escrita (Reverte, Gallego, Molina y Satorre, 2008).

Usar esta metodología, por tanto, no sólo contribuye a una mayor motivación, sino que permite afianzar la relación entre iguales y puede servir al docente como un factor de protección frente a posibles conductas suicidas.

prevención del suicidio entre adolescentes

Uso de recursos audiovisuales

Además de servirnos de estrategias metodológicas que fomenten el trabajo en grupo y la interacción entre el alumnado, podemos hacer uso de recursos audiovisuales muy diversos como forma de potenciar la motivación del alumno hacia la temática a tratar.

En el entorno de las nuevas tecnologías y el uso de los recursos educativos digitales en el que el terreno educativo se encuentra hoy sumido, el uso didáctico de materiales audiovisuales puede resultar fácilmente aplicable.

El uso de material audiovisual, como el cine, ayuda a pensar y sentir, consolida conocimientos y genera actitudes (De la Torre, Pujol y Rajadell, 2005).

Lo fundamental es que se ponga en marcha el desarrollo de recursos audiovisuales en los que el alumno sea el protagonista. Desde el constructivismo, que es el paradigma que fundamenta el currículo actual, se entiende al alumno como sujeto activo y constructor de su propio conocimiento. Por lo tanto, debemos hacer que sea él mismo quien construya su propio aprendizaje.

Para lograr esto en base al uso de medios audiovisuales, se puede poner en marcha la creación de un corto-documental que permitirá al alumnado convertirse en agente activo, usando una herramienta motivadora, como es el cine, para poder prevenir de manera efectiva haciendo que el aprendizaje sea realmente significativo.

Otra propuesta puede ser la puesta en marcha de un programa de radio, donde el alumno tenga que trasladar, junto a su grupo, las herramientas de prevención del suicidio que se hayan trabajado previamente en clase.

La prevención del suicidio dentro y fuera del aula

En el propio aula, es interesante comentar que las actuaciones que se lleven a cabo por parte del profesor-tutor sobre la prevención del suicidio pueden y deben desarrollarse tanto en las horas lectivas destinadas a las tutorías, como de forma transversal a lo largo de todas las áreas y materias en los diferentes niveles educativos en los que se decida abordar el tema.

Para poder hacer una prevención transversal, que complemente a la intervención específica en el horario de tutoría, se deben seleccionar y aunar coherentemente los contenidos de las diferentes materias, en función de las posibilidades que ofrezca la propia temática transversal.

Por ello, se deberá formar al profesorado en todo lo relativo a mitos sobre el suicidio, epidemiología, causas multifactoriales y herramientas de intervención, tanto metodológicas como materiales, entre otros. Cada centro podrá adaptar las herramientas que utilice en función de los recursos con que cuente, pero es fundamental la implicación del personal docente en su totalidad para poder tratar este tema. Especialmente importante será la formación en síntomas que puedan dar pistas sobre posible conducta de autólisis y recursos externos a los que pedir ayuda.

Para que la intervención sea completa, será necesario trabajar activamente también con las familias acerca de estas cuestiones, con especial hincapié en la detección precoz de síntomas y en recursos de apoyo. Se puede hacer a través de la modalidad de Escuela de Padres y Madres, o bien mediante circular, pero se debe siempre incorporar a las figuras parentales (o tutores legales) para asegurar una mejor prevención frente a la conducta suicida.

En base a lo expuesto a lo largo del artículo, queda evidenciada la necesidad de poner en marcha acciones que contribuyan a la prevención del suicidio adolescente, especialmente mediante programas específicos que puedan desarrollarse en el aula, pero también formando a la comunidad educativa para una detección precoz de la sintomatología asociada a la conducta suicida.

Lo principal debe ser la voluntad por parte de todos los agentes educativos para poner en marcha actuaciones para resolver este conflicto. Es necesario superar tabúes y hablar abiertamente del suicidio, pues lo que no se nombra no existe, y lo que no existe, no se puede resolver. Para ello, seguir las indicaciones que los organismos profesionales establecen permitirá tratar el tema con delicadeza y responsabilidad.

Poner en marcha estrategias para prevenir el suicidio desde el ámbito escolar puede salvar vidas.

Te puede interesar…

Fórmate en Técnicas Piscopedagógicas

En Campuseducacion.com contamos con varios cursos de formación, válidos para Oposiciones y CGT, homologados por la Universidad Camilo José Cela y 100 % online con los que poder ampliar tus conocimientos sobre éste y otros aspectos relacionados:

Publica con nosotros

Campus Educación Revista Digital Docente ofrece la posibilidad a la comunidad docente de publicar artículos científicos y didácticos de forma totalmente gratuita, permitiendo así la divulgación del quehacer profesional docente, contribuyendo al avance de las Ciencias de la Educación.

Los autores de Campus Educación Revista Digital Docente ven en este medio un lugar ideal para la investigación pedagógica, a la vez que reciben un certificado de autoría que les puede ayudar a sumar puntos en diferentes procesos selectivos y baremo de méritos, como en las Oposiciones Docentes o el Concurso General de Traslados.

Ahora puedes conseguir 4 certificaciones gratuitas en Campus Educación Revista Digital Docente si te matriculas de 3 o más cursos homologados para Oposiciones y Concurso General de Traslados con Campuseducacion.com.