Tratamiento de las Competencias Clave

¿Qué aportan al Sistema Educativo?

Tratamiento de las Competencias Clave
Valorar este artículo.
798
Competencias Clave

En un contexto donde la internacionalización está en auge y donde existe un constante cambio debido al desarrollo continuo de las nuevas tecnologías, nos situamos en un punto a nivel profesional en el cual debemos mantener actualizadas no solo las aptitudes específicas requeridas para nuestro trabajo, sino que también es necesario hacer uso de competencias genéricas de las cuales podamos disponer para adaptarnos al cambio. Por ello, el sistema educativo actual, con la Ley orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la Mejora de la Calidad Educativa, trata de poner en práctica el marco de referencia europeo sobre las competencias clave para el aprendizaje permanente.

LAS COMPETENCIAS CLAVE EN LA EDUCACIÓN

Concepto de competencia

Antes de proporcionar una única definición de competencia podemos acercarnos a diferentes autores y organismos, los cuales nos proporcionan una aproximación a este término.

Tabla con las definiciones de competencia

Teniendo en cuenta estas definiciones podemos señalar que la competencia es un tipo de aprendizaje caracterizado por la forma en que cualquier persona logra hacer uso de sus múltiples recursos personales (saberes, actitudes, valores, emociones, etc.), para lograr una respuesta adecuada a una tarea planteada en un contexto determinado (Moya y Luengo, 2011).

El conocimiento competencial

Tal como indica la Orden ECD/65/2015, de 21 de enero, por la que se describen las relaciones entre las competencias, los contenidos y los criterios de evaluación de la educación primaria, la educación secundaria obligatoria y el bachillerato, el conocimiento competencial contiene un conocimiento de origen conceptual: por una parte en relación a conceptos, principios, teorías, datos y hechos (un conocimiento declarativo-saber decir); por otra, un conocimiento en relación a las destrezas, donde se incluye tanto la acción física observable como la acción mental (conocimiento procedimental-saber hacer); y, finalmente, un tercer elemento que ejerce una gran influencia social y cultural, y que a su vez hace partícipes a un conjunto de actitudes y valores (saber ser). Así pues, la Comisión Europea recoge que para la existencia de un crecimiento inteligente, sostenible e integrador para el futuro de los estudiantes, es fundamental que los sistemas educativos integren el tratamiento de las Competencias Clave.



Ahora, si te matriculas de 4 Cursos Homologados te regalamos un Curso de Preparación de Inglés Online de British Council y Certificación GRATIS de hasta 4 artículos en nuestra revista

Estas competencias clave son un conjunto de siete competencias específicas (competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología, competencia lingüística, competencia digital, aprender a aprender, competencias sociales y cívicas, sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor y conciencia y expresiones culturales), las cuales se consideran básicas para el bienestar de las sociedades europeas, el crecimiento económico y la innovación, y para cada una de ellas se especifican los conocimientos, las capacidades y las actitudes esenciales.

Aprendizaje por competencias

Este nuevo marco competencial requiere activar un tipo de aprendizaje centrado en el desarrollo de actitudes aplicables a la vida y éstas, a su vez, deben impregnar todos los elementos curriculares, que adquieren nuevos matices. Así lo señala la nueva disposición adicional trigésima quinta de la Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la Mejora de la Calidad Educativa, estableciendo que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte promoverá, en cooperación con las Comunidades Autónomas, la adecuada descripción de las relaciones entre las competencias y los contenidos y criterios de evaluación de las diferentes enseñanzas.

El aprendizaje de las #CompetenciasClave #CEdRevistaDigitalDocente Clic para tuitear

Metodología

En relación a la metodología, Marchena (2013) indica que ésta ha de ser diversificada haciendo compatibles las singularidades de los procesos formativos individuales con el carácter finalista de las enseñanzas, es decir, con la necesidad de alcanzar los mínimos establecidos. Esta orientación coincide, en parte, con las orientaciones metodológicas de la Orden ECD/65/2015:

Esquema sobre la metodología implicada en el aprendizaje por competencias

El hecho de programar, ahora, la enseñanza por competencias, tendría una consecuencia evidente: el cambio en el rol del profesor, el cual definiría ahora su perfil con las características de orientar, promover y facilitar el desarrollo competencial en su alumnado. El alumnado, por su parte, experimentaría aprendizajes orientados a la vida y desarrollaría tareas más significativas y útiles para su realidad.

Cambios estructurales

Organizar las diferentes tareas, actividades y propuestas de acción que se planteen a los estudiantes con esta caracterización competencial deben compartir un objetivo conciso: que faciliten la puesta en práctica de los distintos tipos de conocimientos, así como las destrezas, actitudes y valores necesarios para ello.

Esta nueva concepción de la enseñanza sin duda plantea una línea metodológica que tal vez sea lo que el sistema educativo estaba necesitando: una enseñanza real enfocada al íntegro desarrollo de los alumnos.

El artículo Tratamiento de las Competencias Clave, ¿Qué aportan al Sistema Educativo? forma parte del Número 3 de Campus Educación Revista Digital Docente, un proyecto destinado a la divulgación de publicaciones de carácter educativo que permite la difusión del conocimiento y pretende el enriquecimiento de toda la comunidad educativa.

Recuerda que publicamos de forma gratuita tus artículos didácticos, científicos y de investigación