La Evaluación en la Programación Didáctica de Secundaria: Ejercicios, Actividades y Tareas

Tercera parte

753

Cómo realizar la evaluación en la Programación Didáctica de Secundaria, Bachiller y Formación Profesional: Ejercicios, Actividades y Tareas.

#Ejercicios #Actividades y #Tareas en la #ProgramaciónDidáctica de Secundaria, Bachiller y FP Clic para tuitear

En los anteriores post tratamos las bases teóricas necesarias para encauzar las labores de evaluación en nuestra programación didáctica, así como los pasos necesarios para elaborar el Documento de Planificación Curricular:

Ahora es el turno de abarcar el desarrollo de las actividades aplicadas en el aula, por lo que nos centraremos en reflexionar sobre los ejercicios, las actividades y las tareas.

Ejercicios, Actividades y Tareas

A ninguno de estos tres elementos se les debe quitar importancia pues todos son igualmente importantes. Lo único que hay que hacer es saber seleccionar y utilizar unos u otros dependiendo de los objetivos que queremos conseguir ya que los tres no desarrollan las competencias de la misma manera.

Ejercicios

Se definen como la acción o conjunto de acciones que tienen como objetivo la adquisición de una habilidad o un procedimiento concreto y sencillo. Se orientan a la comprobación del dominio adquirido en el manejo de un determinado conocimiento.



Ahora, si te matriculas de 4 Cursos Homologados te regalamos un Curso de Preparación de Inglés Online de British Council y Certificación GRATIS de hasta 4 artículos en nuestra revista

Con ellos se están trabajando los niveles más inferiores de la taxonomía de Bloom, y lo que nos interesa (y lo que las competencias reclaman) es el alcance de los niveles superiores, lo que sólo se puede conseguir mediante proyectos y tareas.

Gracias a los ejercicios el alumno se ejercita mecánicamente: repite, memoriza, copia… se espera de él una respuesta prefijada y única.

Pero los ejercicios están descontextualizados, no se refieren a situaciones de la vida real, aunque siguen realizándose porque creemos que son importantes y los alumnos deben hacerlos para aprender. Y en cierto modo es verdad, pues son necesarios para afianzar y fijar conocimientos, aunque solemos dedicarles bastante tiempo y son un tipo de propuestas muy abundantes en los libros de texto.

Aunque no sean el medio idóneo para el alcance de las competencias, también tienen su importancia, porque contribuyen, aunque sea muy poco, a su adquisición, sobre todo en lo concerniente al ámbito de los conocimientos.

Ejemplos de ejercicios básicos son:

  • Resolver operaciones
  • Hacer copias, dictados, etc.
  • Memorizar

Los ejercicios más básicos corresponden a los niveles más inferiores de la taxonomía de Bloom (jerarquización de los procesos cognitivos, desde los menos complejos hasta los más complejos).

Otro tipo de ejercicios más avanzados pueden ser la resolución de pequeños problemas:

Los de sexto curso van a hacer una excursión a Pamplona. El autobús les cobra 600 euros. Si en la clase son 25  alumnos ¿cuánto tiene que poner cada uno para pagar el autobús?

Aquí el alumno ya tiene que tener una mínima comprensión sobre lo que se le pide y decidir qué tipo de operación tiene que aplicar para resolver a cuestión que se le plantea.

En este caso estaríamos un poco encima del nivel inferior.

Un salto más allá en los procesos de la taxonomía de Bloom lo encontramos con las actividades.

Actividades

Son propuestas didácticas que tienen como objetivo el dominio de una habilidad, o un procedimiento concreto, o la comprensión de conceptos. Implican procesos mentales más complejos.

Un ejemplo:

Los de sexto curso van a hacer una excursión a Pamplona La asociación de padres les ayudará con un 10% del coste del autobús y les acompañarán dos padres. El colegio nos ayudará con otro 10%  del coste del autobús y les acompañará el Director. La entrada al Planetario cuesta 5 euros por persona y entre todos los alumnos quieren invitar al Director y a los dos padres. ¿Cuánto tiene que pagar cada alumno?

Aquí se ve claramente cómo se eleva más el nivel de comprensión, así como la implicación en la toma de decisiones

Ya no es un ejercicio mecánico-repetitivo-memorístico. Resolver adecuadamente esta actividad requiere que el alumno utilice y aplique distintos procesos mentales y conocimientos.

Al realizar actividades hay que pensar, relacionar, comprender, plantear, realizar distintas operaciones…

No obstante, para el pleno desarrollo competencial no es suficiente con las actividades, ni con los ejercicios. Para eso son imprescindibles las tareas.

Tareas

El salto definitivo para alcanzar y desarrollar las competencias en el alumnado lo damos gracias a las tareas.

Lo que hay que hacer es decidir para qué vamos a realizar una determinada actividad, es decir, qué producto queremos elaborar que sea útil y esté vinculado a la vida real, que pueda responder a una necesidad y tenga relevancia social en un contexto determinado.

Las tareas se definen como la acción (o conjunto de acciones) orientadas a la resolución de una situación o problema, dentro de un contexto definido, mediante la combinación de todos los saberes disponibles que permitirán la elaboración de un producto relevante.

Un ejemplo de una tarea sería:

Vamos a organizar una excursión ..

¿A dónde vamos? ¿Cómo llegamos al acuerdo? Decidir fecha. Pedir presupuestos a empresas de transporte. Contratar un autobús. Recoger el dinero. Pagar.  Hacer el programa del día. Diseñar la ruta y las paradas. Calcular el coste. Decidir lo que queremos visitar…

La secuencia de todas estas actividades es lo que conformará la tarea. Las tareas, por tanto, están integrando ejercicios y actividades.

Las tareas dan muchísimo juego y los procesos que están poniendo de manifiesto son claramente más complejos: argumentación, debate, toma de decisiones, exponer conclusiones, realizar trabajo de campo, reflexión, etc.

En las tareas no hay una respuesta prefijada, ni son algo mecánico-repetitivo-memorístico como los ejercicios.

Hacer tareas nos obliga a repasar conocimientos anteriores, a hacer uso de contenidos de otras materias u otros cursos, a poner en marcha diferentes procesos mentales y a interrelacionar diferentes competencias.

En la práctica las tareas se nos presentan por medio de proyectos gracias a los cuales podemos intervenir desde diferentes áreas de conocimientos, acercarnos a la globalización y aportar interdisciplinariedad.

En la taxonomía de Bloom las tareas se sitúan en la parte más alta, requiriendo el análisis, la evaluación y la creación.

Puedes echar un vistazo a nuestro post Cómo trabajar por tareas y competencias

En el próximo post desarrollaremos los aspectos fundamentales del Diseño de Proyectos, como forma de aplicar una secuencia de tareas organizada en el aula.

¿Quieres saber más?

En Campuseducacion.com contamos con varios cursos válidos para Oposiciones y homologados por la Universidad Camilo José Cela, dedicados a ayudarte a realizar la Programación Didáctica.

Estas son nuestras recomendaciones:

 

Continúa leyendo la cuarta parte… 

 La Evaluación en la Programación Didáctica de Secundaria, Bachiller y Formación Profesional: Diseño de Proyectos

artículos campuseducacion.com

Recursos educativos de Campuseducacion.com