La Evaluación en la Programación Didáctica de Secundaria: Diseño de Proyectos

Cuarta parte

687

Cómo realizar la evaluación en la Programación Didáctica de Secundaria, Bachiller y Formación Profesional: Diseño de Proyectos.

Diseño de #Proyectos en la #ProgramaciónDidáctica de Secundaria, Bachiller y FP Clic para tuitear

Tras conocer, en anteriores post, lo que esconde el currículo, la mecánica de los documentos de planificación curricular y el desarrollo de ejercicios, actividades y tareas, debemos centrarnos ahora en el diseño de proyectos.

Los Proyectos

A grandes rasgos, podemos decir que los proyectos son una serie de tareas encadenadas que pretenden ofrecer solución a una determinada situación, por lo que exigen de una planificación y seguimiento adecuados.

En el aula, la realización de proyectos constituye una de las metodologías activas más arraigadas y que más beneficios parece aportar al alumnado.

Por tanto, el Aprendizaje Basado en Proyectos es un método de trabajo que consiste en la elaboración de un producto final por parte de los alumnos, los cuales han trabajado de forma cooperativa y autónoma hasta elaborar un determinado producto final, útil, significativo e importante.

El aprendizaje basado en proyectos es un método de trabajo que permite a los alumnos adquirir los conocimientos y competencias clave en el siglo XXI mediante la elaboración de proyectos/productos que dan respuesta a problemas de la vida real. Este tipo de métodos generan aprendizajes cercanos a la sociedad de nuestros días, configurando aprendizajes activos y relacionándose con otras formas de trabajo tales como el enfoque por tareas, el aprendizaje basado en problemas, el aprendizaje por descubrimiento o el aprendizaje basado en retos (INTEF, 2010).



Ahora, si te matriculas de 4 Cursos Homologados te regalamos un Curso de Preparación de Inglés Online de British Council y Certificación GRATIS de hasta 4 artículos en nuestra revista

El trabajo por proyectos suele ser utilizado como un instrumento para enlazar diferentes aprendizajes que giran en torno a un tema común, dando lugar a que los alumnos desarrollen la capacidad de buscar, analizar y compartir información, que puedan trabajar siguiendo diferentes agrupamientos y se favorezca el aprendizaje por descubrimiento, utilizando diversos lenguajes y desarrollando las competencias.

Elementos que caracterizan a un buen proyecto

Los proyectos deben incentivar a los alumnos desde una tarea práctica, promoviendo la iniciativa personal, la solidaridad, la interacción y el ejercicio de la libertad responsable.

Dewey (1952) ya consideraba la experiencia como la vía más importante de aprendizaje, lo cual se pone claramente de manifiesto en el desarrollo de proyectos. Este autor afirmaba que el aprendizaje que se conserva de verdad es aquel que se aprende y construye “haciendo”, manejando la vida misma. Este método de proyectos consiste en hacer algo para solucionar un determinado problema partiendo de los intereses y motivaciones del grupo-clase, es decir, construyendo algo entre todos.

Los proyectos no tienen una duración preestablecida, sino que pueden extenderse o acortarse en el tiempo en función del ritmo de los alumnos, sus intereses y el trabajo que se determine desarrollar. Por lo tanto, un proyecto puede durar un par de días, semanas o incluso meses.

Los elementos que caracterizan un buen proyecto podemos decir que son (Libow y Stager, 2013):

  • Que el proyecto tenga una finalidad clara y sea relevante para el estudiante
  • Que se pueda disponer de tiempo para aprender y trabajar, sin prisas, sin agobios
  • Que exija poner en práctica, por parte del alumno, procesos cognitivos de orden superior
  • Que exija la interrelación de materias, la interdisciplinariedad, que sea un asunto complejo que obligue al estudiante a dar todo de sí
  • Que se relacione fuertemente con el desarrollo de competencias
  • Que requiera de relaciones tanto directas como a través de medios digitales
  • Que puedan los alumnos acceder a una amplia gama de materiales y recursos en los más variados formatos
  • Que implique la puesta en práctica de estrategias originales y creativas por parte del alumnado
  • Que sea de utilidad para otras personas, que se comparta con una audiencia general

Diseño de Proyectos

Lo más deseable es que los proyectos surjan de las inquietudes de los propios alumnos, quienes decidan investigar para aprender más sobre un determinado aspecto que les inquiete. Pero, también, pueden surgir por la iniciativa del docente, que en un momento determinado considere oportuno indagar sobre algo en concreto.

La gran mayoría de autores coinciden en apostar por una propuesta de proyectos en base al currículo oficial, puesto que el docente sabe gestionar qué contenidos debe abordar con sus alumnos para cumplir con los objetivos de su etapa y está en la posición de ser flexible y poder combinar tanto el tratamiento de los saberes propios de su etapa como los intereses concretos de su grupo de alumnos.

Siendo esto así, su verdadera labor sería la de crear la situación de aprendizaje óptima e idónea que permita el desarrollo del proyecto.

En este sentido, los proyectos pueden diseñarse desde dos perspectivas (Trujillo, 2014):

  • Diseño iterativo: se caracteriza por la gestión del proyecto a partir de una pregunta, problema o reto al cual los estudiantes intentan dar salida mediante el diseño de prototipos que son revisados cíclicamente, pero sin que el docente predefina cuál debe ser el producto final. En esta modalidad son los estudiantes quienes valoran, gracias al asesoramiento del docente o de otros alumnos, cuál es la mejor forma de responder a la pregunta, de resolver el problema o de afrontar el reto. Y es a partir de ahí desde donde comienza la exploración para hallar una manera para encontrar una salida al proyecto.
  • Diseño restrospectivo: plantea desde el principio un producto final a realizar como mecanismo para dar respuesta a la pregunta, problema o reto que da sentido al proyecto. El diseño del proyecto supone definir los pasos que hay que dar para obtener el producto final deseado, siendo este la meta que establece cómo y por dónde hay que avanzar.

Sea cual sea la forma escogida de trabajo, el hecho de trabajar por proyectos, aunque sea un método flexible, requiere de una cierta planificación docente.

Desarrollo de Proyectos

En cuanto a las fases de realización del proyecto, muchos autores y docentes nos proporcionan los pasos que consideran más adecuados y, si bien no hay una única manera de llevar a cabo el trabajo por proyectos, sí que es cierto que todos ellos, para ser considerados como tal, deben seguir una serie de puntos fundamentales (Cañizares, Navarro y Martínez, 2014):

Seleccionar un tema que interese a los alumnos

El docente seleccionará un tema preferiblemente consensuado con los alumnos. Para poder diseñar los proyectos desde el inicio de curso es fundamental recoger esta información con la anterioridad suficiente (incluso durante el curso escolar anterior) y seleccionar las temáticas que sean más adecuadas.

Seleccionar un título motivador

Una vez que hayamos detectado los intereses de los alumnos es hora de poner un título a nuestro proyecto. Puede ser elegido por el docente o utilizar estrategias para que entre toda la clase se decida. Esta acción puede constituir ya en sí misma una tarea de proyecto.

Determinar la duración del proyecto

Debemos pensar en la duración aproximada del proyecto. La propuesta más sencilla consiste en diseñar proyectos trimestrales, aunque también se pueden diseñar proyectos que abarquen un curso escolar completo.

Evaluación inicial

El siguiente paso consiste en realizar una evaluación inicial, o algún tipo de sondeo, para saber qué conoce el alumnado y qué quiere saber. Las lluvias de ideas o los esquemas son ayudas para poner en marcha la recogida de información y organizarla en vistas de la puesta en marcha del proceso de aprendizaje.

Integración de los elementos del currículo

De nuestra materia, así como del resto de materias que puedan participar en el proyecto, hay que seleccionar los contenidos curriculares que se trabajarán. Para ello, se seleccionarán los estándares de aprendizaje del currículo de nuestra materia, escogiendo una cantidad prudente de ellos, y realizando las rúbricas correspondientes de esos aprendizajes.  Además, hay que seleccionar las competencias a las que estamos contribuyendo con cada estándar y decidir su categorización (si es básico, intermedio o avanzado), junto con la asignación del nivel de logro correspondiente.

Diseño de actividades y tareas

Es el momento de pensar sobre las tareas y actividades que integrarán nuestro proyecto. Podemos, incluso, pensarlas conjuntamente con nuestros alumnos.  Es importante garantizar la integración de una variedad suficiente de procesos cognitivos de diferentes niveles de complejidad (comprensión, recuerdo, análisis, aplicación, evaluación, creación…) que pretendemos desarrolle el alumnado.

En este punto es importante describir a la perfección cada uno de los pasos que daremos, los recursos utilizados, los tiempos y espacios, las metodologías… de tal forma que el proyecto, si acaba en manos de otro docente, pueda ponerlo fácilmente en práctica. La idea es dejar el proyecto en el centro a disposición de otros profesores.

Consulta nuestro post sobre el Análisis Asociativo de Decroly para tener más ideas sobre cómo desarrollar contenidos en tu Programación Didáctica

Evaluación de los aprendizajes

Los aprendizajes que hemos incorporado a nuestro proyecto deben ser valorados, usando para ello rúbricas cuando debamos emitir el nivel de logro de los aprendizajes.

No es necesario rubricar todos y cada uno de los aprendizajes del currículo (en algunas materias encontramos cientos de estándares), pero sí es conveniente rubricar los aprendizajes de las tareas.

¿Quieres saber más?

En Campuseducacion.com contamos con varios cursos válidos para Oposiciones y homologados por la Universidad Camilo José Cela, dedicados a ayudarte a realizar la Programación Didáctica.

Estas son nuestras recomendaciones:

Continúa leyendo la quinta parte… 

 La Evaluación en la Programación Didáctica de Secundaria, Bachiller y Formación Profesional: Diseño de Rúbricas

artículos campuseducacion.com

Recursos educativos de Campuseducacion.com