Coaching Educativo

El complemento perfecto para el docente innovador

Coaching Educativo
5 / 5 - 1 voto
189
coaching educativo

Resumen: En este artículo, se pretende explicar el Coaching Educativo en el aula. En primer lugar, se aportan algunas consideraciones generales en torno al término coach para, a continuación, exponer algunas cuestiones en torno al coaching educativo y, luego, desarrollar sus objetivos para exponer la relación de los diferentes niveles existentes. Posteriormente, se explican las cinco claves de relevancia respecto a este proceso y se ilustra con algunos ejemplos.

Palabras clave: Innovación; Coaching; Coaching Educativo.

Abstract: This paper aims to discuss Educational Coaching in the classroom. First we’re going to explain some general ideas about coaching so that we can deepen into educational coaching and then, we’re going to set forth some topics about educational coaching and its related objectives in order to show the relationship between its different levels. Later, we’re going to define the five relevant pillars about this process and some examples.

Keywords: Innovation; Coaching; Educational Coaching.

Claves para implementar el #CoachingEducativo. #CEdRevistaDigitalDocente Clic para tuitear

COACHING EDUCATIVO

Qué es el “Coaching”

Antes de hablar del Coaching Educativo como metodología docente, es necesario referirse al término “coaching”. Según Whitmore (2007), el coaching es una forma de dirigir, de tratar a las personas o, dicho en otras palabras, el coaching es una forma de pensar y de ser.

Consideraciones generales del término “Coach”



Ahora, si te matriculas de 4 Cursos Homologados te regalamos un Curso de Preparación de Inglés Online de British Council y Certificación GRATIS de hasta 4 artículos en nuestra revista

Si bien el término “coach” procede directamente del ámbito deportivo y este, a su vez, de un medio de transporte búlgaro (kocsi secker), es en el entorno empresarial y personal donde se conoce por coaching al proceso dialógico a través del cual el coach, o entrenador, genera las condiciones ideales y necesarias para que la persona, o grupo de personas implicadas en dicho proceso, busquen el camino para conseguir los objetivos establecidos, utilizando sus propios recursos y destrezas pero siempre desde la motivación, la responsabilidad y la creatividad.

Originalmente, en lengua inglesa, el término “coach” significaba “carruaje”. Ravier (2005) indica que, hacia los siglos XV y XVI, en la ciudad húngara de Kocs, comenzó a popularizarse el kocsi szekér (el carruaje de Kocs) como símbolo de la excelencia, haciendo referencia a un vehículo tirado por animales cuya función consistía en transportar personas de un lugar a otro. Sin embargo, fue en el siglo XIX, en la Universidad de Oxford, cuando este término adquirió un nuevo significado, pasando a designar, en el argot de los estudiantes, a la persona que les ayudaba a identificar sus puntos débiles con la finalidad de superar los exámenes.

coaching educativo

El reconocimiento más oficial del coaching como disciplina tuvo lugar en Estados Unidos hace casi unos treinta años en el terreno deportivo, especialmente, en el tenis, rugby y el golf. Tras haber hecho una entrada relevante en el mundo deportivo y, posteriormente, en el mundo empresarial, el coaching se ha ampliado para hacer referencia a los trabajos desempeñados por aquellas personas que acompañan a otras, ayudándolas a alcanzar sus metas, potenciando sus destrezas y facilitando recursos para superar sus limitaciones, independientemente del ámbito, por lo que se ha ido extendiendo rápidamente hacia todo tipo de profesiones.

Sin embargo, en la última década del siglo XXI, resulta interesante destacar que, partiendo de los principios básicos del coaching como forma de vida, Juan Fernando Bou (2007) creó el término coaching educativo, con todo lo que ello ha supuesto principalmente en la enseñanza formal no universitaria (esto es, en Educación Primaria y Educación Secundaria Obligatoria) durante los últimos diez años.

Puesto que “coach” significa “entrenar”, el entrenador, el “coach”, debe dirigir a sus alumnos, buscando la consecución de metas a través del desarrollo de distintas destrezas que mejorarán su vida. Dentro de esta jerga, el coachee sería aquella persona que protagoniza el proceso de entrenamiento o aprendizaje.

Consideraciones en torno al “Coaching educativo”

Según Bou (2009), el modelo educativo en coaching debe ser cooperativo, no directivo, y potenciar en el alumnado los procesos para ‘aprender a aprender’, ya que se parte de la idea de que el aprendizaje fundamentado únicamente en transmitir información ocasiona frustración en los alumnos, por lo que es necesario cambiar esa idea de aprendizaje.

El cambio educativo que se produzca, entonces, debe ser auténtico, debiendo así considerar las emociones y el pensamiento propio de los alumnos, y el coaching es una gran oportunidad para lograrlo. Aquí entrarían en juego, entre otros conceptos, los postulados propios de la educación sobre la Inteligencia Emocional (Goleman, 2005).

El coaching es una metodología que favorece el máximo desarrollo personal y profesional de los individuos e influye en la transformación de éstos, provocando cambios de perspectiva, incrementando la motivación, el compromiso, la responsabilidad y, por último, el aprendizaje.

Por tanto, el coaching promueve cambios cognitivos, emocionales y conductuales que amplían la capacidad de acción de la persona. En este sentido, Bou (2009) resalta que el docente debería poseer una serie de cualidades o destrezas que le faciliten desarrollar las tareas que le son propias como profesional educativo, tales como saber escuchar, ofrecer disponibilidad a sus alumnos, ser competente en su materia, etc.

El coaching educativo, tal como se ha comentado anteriormente, no está fundamentado en la instrucción directiva por parte del coach, sino que ayuda a crear las condiciones necesarias para aprender y crecer. Se trata de una metodología experiencial en la que tanto profesores como alumnos alcanzan soluciones mediante su propia autorreflexión, dejando de lado las barreras que pueden imponer tanto las creencias potenciadoras (O’Connor y Lages, 2005) como las creencias limitantes o limitadoras (Bou, 2009) y, paralelamente, los individuos, que experimentan el coaching como forma de vida, conectan con el aquí y el ahora de manera que se convierten en personas más resolutivas y creativas.

El coaching, a rasgos generales, y en particular el coaching educativo, se centran en un diálogo, denominado Método Socrático, entre los diferentes agentes, cuya función consiste en desarrollar una serie de habilidades específicas. Para los profesores, el coaching permite conocer sus propios errores con el objetivo de poder modificarlos mientras, por la otra parte, el coaching ayuda a crear entornos educativos y estrategias en el aula más experienciales y enriquecedoras para los alumnos.

Los profesores pueden tener sesiones con profesionales del coaching o aprender distintas estrategias de coaching para educar mejor a sus alumnos. Sin embargo, la relación entre el coach-profesor o profesor-alumno no es una relación de experto, es decir, el coach no está por encima del coachee, sino que la relación coach-coachee se encuentra en el mismo nivel, y el coach facilita las estrategias para el autoaprendizaje del coachee. El coach es sólo un acompañante en el proceso educativo natural, constructivista y dinámico.

Objetivos del Coaching educativo

A continuación, se exponen de forma muy concisa cuáles son los objetivos que se pretenden alcanzar por medio del coaching educativo (Plataforma de Coaching Educativo, PLACED, 2018):

  • Fomentar formatos de aprendizaje, tales como capacidades y potencialidades, el manejo de recursos y la excelencia personal.
  • Promover la cooperación y, por tanto, el trabajo en equipo.
  • Establecer objetivos.
  • Fomentar la escucha activa, interpretando el lenguaje no verbal y significados del mismo.
  • Estructurar el pensamiento, promoviendo así el pensamiento crítico.
  • Manejar el elemento emocional propio y con los demás.
  • Aprender a conocerse a sí mismo.
  • Mediar. Resolver conflictos.
  • Tomar conciencia.
  • Asumir responsabilidad.
  • Adquirir autonomía.
  • Fomentar la motivación, el esfuerzo, la organización.
  • Tomar la iniciativa.
  • Planificar acciones.

A modo de resumen, cabe afirmar que el docente ejerce una función clave en el proceso de coaching, puesto que es la figura acompañante del alumno y, por tanto, un referente. Por eso, es fundamental que el profesor sea alguien en quien el alumno pueda confiar. El coaching entronca con la escuela educativa del humanismo (Weinstein, 1975; Miller, 1976; Shapiro, 1985) y con las tendencias a favor de conceder más importancia a la inteligencia emocional (Bisquerra, 2011) en el proceso de enseñanza y aprendizaje. La educación que considera la inteligencia emocional asegura que los conocimientos basados en sentimientos se interiorizan más y perduran más en el tiempo.

coaching educativo

Niveles del Coaching educativo

En este apartado, se explica a rasgos muy generales los tres niveles que se pueden identificar en el coaching educativo. Bellido (2016) distingue:

  1. Dirección del centro, en el que se fomenta el coaching educativo con el objetivo de conseguir dotar a los directivos de herramientas ejecutivas.
  2. Docentes y claustro de profesores, es decir, se trata de un coaching educativo para trabajar sobre el proceso de enseñanza, el trabajo de equipo, adquirir habilidades de comunicación, etc.
  3. Alumnos, en quienes el coaching educativo se aplica con el fin de ayudarles a tomar conciencia del proceso de aprendizaje o metacognición, dirigir el proceso de aprendizaje, trabajo en equipo, gestión de conflictos, inteligencia emocional, etc.

Dentro de estos tres niveles en el coaching educativo, resulta interesante resaltar el cambio de rol que se produce en el docente. El profesor pasa a un segundo plano, convirtiéndose en un guía que acompaña en el proceso de aprendizaje. El alumno se transforma, pues, en el protagonista del aprendizaje, y los contenidos se van descubriendo conjuntamente. Además, el profesor deberá crear espacios donde trabajar otros aspectos que van más allá de los contenidos y que son fundamentales para el desarrollo holístico de los alumnos.

Esta forma de trabajo y de hacer está en consonancia con lo que desde la Unión Europea se pretende para nuestros alumnos, es decir, que sean competentes en las nueve inteligencias (Gardner, 1983), también conocidas como las Inteligencias Múltiples, entre las que se incluye la Inteligencia Interpersonal, que resulta ser notable en la vida real y que está, en la actualidad, muy descuidada en el ámbito educativo.

Cinco claves que debe conocer el docente

Con el fin de incrementar el potencial de los alumnos, el profesorado debe conocer las cinco claves del coaching educativo pues, de esta manera, los estudiantes pueden beneficiarse de este tipo de metodología.

El coaching puede ser un gran complemento para los profesores a la hora de impartir las clases.

Valls y López (2013) identifican los siguientes cinco principios del coaching educativo:

  • Potencial de los alumnos: una de las claves del coaching educativo no está en instruir, sino en encontrar y desarrollar el verdadero potencial de cada uno de los alumnos.
  • Autoconsciencia: Solamente es posible sacar lo mejor de los alumnos cuando el docente toma consciencia de sus propias creencias limitantes y adopta una actitud no directiva y abierta al cambio. En esta relación de aprendizaje debe existir un entorno que permita potenciar la autoconsciencia, la reflexión, la observación y la interpretación de aquello que se experimenta. Esto es aplicable tanto para el docente como para el alumnado.
  • Responsabilidad personal: Para empoderar a los alumnos y hacerles más independientes, es necesario educarles no a partir del conocimiento, sino a partir de la responsabilidad que supone este conocimiento.
  • Feedback: El feedback constante es indispensable para poder maximizar el aprendizaje y beneficiarse de las sesiones de coaching.
  • Desarrollo de competencias: Para poder aplicar el coaching en el aula es necesario desarrollar distintas competencias: escucha activa, inteligencia emocional, paciencia, atención, compasión, etc.

Ejemplos de Coaching educativo

Veamos, para finalizar, dos ejemplos de coaching educativo, ampliamente conocidos.

En primer lugar, una de las técnicas más conocidas, y el modelo por excelencia centrado en los resultados, a partir del cual se pueden extraer diferentes prácticas de coaching educativo, es la Rueda de la vida académica.

Siegel (2014) podría ser un antecedente de esta técnica. Mediante la Rueda de la vida académica se pretende establecer una visión de conjunto de las posibilidades de los alumnos en cada área de estudio, con el objetivo de sugerir acciones de mejora mediante el coaching. Se evalúa el nivel de satisfacción y de éxito, y se permite al coachee que argumente acerca de ítems como el Ambiente de Estudio, Tiempo dedicado al Trabajo, uso de Técnicas de Estudio, etc. Es evidente que la implicación directa ofrecerá mejoras, puesto que el estudiante forma parte del proceso.

Otra técnica de coaching aplicable perfectamente en el mundo educativo se denomina Modelo Grow (Whitmore, 2007). Si bien hasta la fecha esta técnica ha sido más propia del entorno empresarial, se puede constatar que el Modelo Grow es perfectamente aplicable en el mundo educativo. Esta técnica significa desarrollo y crecimiento. Consiste en la formulación de preguntas al alumnado, y su función radica en indagar sus propias Metas, Realidad Actual, Estrategias y Plan de Acción. El coach/profesor realiza preguntas tales como: ¿qué querrías conseguir en los próximos 30 minutos?; describe el mundo en el que querrías vivir; ¿por qué has tenido éxito hasta ahora?; describe tus progresos; indica qué cosas diferentes harás para mejorar; cuál será tu propia acción de mejora; etc. Este tipo de cuestiones planteadas implican al protagonista durante el proceso de aprendizaje, facilitando la consecución de objetivos, porque el proceso ha sido modelado por uno mismo.

Resulta relevante subrayar el hecho de que la educación, en los tiempos actuales, está cambiando sustancialmente. Tras largos años, a lo largo de la historia de la Humanidad, y hasta buena parte del siglo XX, la docencia implicaba, en principio, transmisión de conocimientos, sin tener en cuenta otros aspectos relevantes, tales como las emociones, el trabajo en equipo, las inteligencias múltiples, la toma de conciencia, etc.

Todos estos aspectos han pasado a ocupar, en la primera década del siglo XXI, el primer lugar y, sin duda, convirtiéndose en los elementos claves durante el proceso de enseñanza y aprendizaje, por lo que se hace realmente muy necesario que el docente del siglo XXI tome conciencia de la necesidad de estos elementos con el fin último de ayudar a nuestros jóvenes alumnos (niños y adolescentes) durante todo el proceso de crecimiento no sólo en el terreno académico sino también en el terreno personal, siendo éste el de mayor relevancia en los tiempos actuales.

Te puede interesar…

Artículo completo

El artículo Coaching Educativo. El complemento perfecto para el docente innovador forma parte del número 11 de Campus Educación Revista Digital Docente un proyecto destinado a la divulgación de publicaciones de carácter educativo que permite la difusión del conocimiento y pretende el enriquecimiento de toda la comunidad educativa.

Otros números

Puedes consultar los números anteriores de Campus Educación Revista Digital Docente, la revista educativa que lleva a sus espaldas once entregas repletas de artículos de corte científico-didáctico de manos de docentes comprometidos, que desean exponer sus conocimientos educativos y ser de ayuda al resto de compañeros de profesión.

Publica con nosotros

Campus Educación Revista Digital Docente ofrece la posibilidad a la comunidad docente de publicar artículos científicos y didácticos de forma totalmente gratuita, permitiendo así la divulgación del quehacer profesional docente, contribuyendo al avance de las Ciencias de la Educación.

Los autores de Campus Educación Revista Digital Docente ven en este medio un lugar ideal para la investigación pedagógica, a la vez que reciben un certificado de autoría que les puede ayudar a sumar puntos en diferentes procesos selectivos y baremo de méritos, como en las Oposiciones Docentes o el Concurso General de Traslados.

Pueden conseguirse 4 certificaciones gratuitas en Campus Educación Revista Digital Docente en los siguientes casos:

Para los afiliados de ANPE Albacete y ANPE Castilla-La Mancha las certificaciones son gratuitas en todos los artículos.

Compartir
Cursos Homologados para Oposiciones y Traslados
< Artículo anteriorOposiciones 2019 Aragón: se convocarán 1041 plazas
Artículo siguiente >Oposiciones Cantabria 2019: Educación convocará 574 plazas
Salvador Montaner Villalba
Salvador es Licenciado en Filología Inglesa, con un Máster en TIC en Enseñanza de Lenguas, UNED. Actualmente está realizando Tesis de Doctorado en torno a la aplicación del Blogging en la Enseñanza del Inglés. Colabora en la Valencian International University (VIU), en el Máster en Formación del Profesorado, Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato, EOI, especialidad de inglés y en el CUID-UNED (Centro Universitario de Idiomas a Distancia y Digital), donde imparte cursos de inglés en los niveles B1 y B2. Trabaja como profesor de Inglés en IES Albal (Albal, Valencia). Formador de profesorado en TIC y Metodologías Innovadoras.